Palabras para TI. Por Mª Angeles Casiello

Quiero expresar palabras de amor sincero

que nunca se apaguen en tu cenicero.

Quiero encender la pasión y el fuego

sin agrandar con ello tu ego.

Quiero volver a ser feliz

y perderme en tu país.

Conocer de tu mano el mundo entero

y recorrerlo  sin rumbo certero.

Porque estoy a tu lado, hoy como ayer

explorando tu mente y tu taller.

Si a ciencia aciertas, el saber

el tiempo pasa y sin saber

que estamos locos como ayer

desafiando al sentimiento,

en cada momento

con un beso y un lamento.

Mírame y sabrás,

que hay tras mis ojos

con gran sinceridad.

No sé volver atrás…

Las hojas giran en el libro de la vida

y no pueden retroceder.

Así que deja que me pierda dentro de ti,

y háblame con palabras nuevas

que reafirmen nuestro encuentro.

Porque aunque no lo creas

estoy  a tu lado en todo momento.

Anuncios

Tan sólo en tu nombre: MAMÁ. Por Mª Angeles CASIELLO

Dicen que tu voz no se apagó en soledad

y que tus ojos cesaron de brillar en paz.

Tus mano, plenas de caricias dejaron ver

el transcurso irrefutable del tiempo…

¿Quién cantará con ímpetu tus canciones?

¿Quién jugará una y otra vez

curiosa flor aromada de risa y poesía?

Arrullaste con voz suave y firme,

palabras de Amor querida madre y amiga.

Tu huella ya está en esta tierra…

Acuarelas multicolores y pinceles cargados de óleos

esperan ansiosos volver a tus manos maestras.

Poetas como pocos, poetas como locos,

escribirán melodías que recuerden tus días cubiertos de tiza.

Hoy musa y  poetisa;

no dejaré que nadie olvide tu risa.

Porque escribiste en muchas almas,

con tan sólo tu sonrisa.

CONVIVIR CON EL ALZHEIMER. Autora: Mª ANGELES CASIELLO

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.somospacientes.com/wp-content/uploads/2013/04/alzheimer-CARI%C3%91O.jpg&imgrefurl=http://www.somospacientes.com/noticias/avances/los-pacientes-con-alzheimer-tienen-dificultad-para-interpretar-las-emociones-faciales/&h=376&w=500&sz=87&tbnid=DsS34Bvjmmw5qM:&tbnh=91&tbnw=121&zoom=1&usg=__yrXsKZWfesrEnKJ5nEkosQ_ibqQ=&docid=W6YLmecgY07VUM&hl=es&sa=X&ei=9FqaUd6vFOOJ7Aay6oDYAQ&sqi=2&ved=0CEwQ9QEwBQ&dur=5078

Como una vela que se consume muy lentamente,

vas apagando el brillo de mis verdes ojos.

Mi mirada proyecta un ayer y diluye el hoy.

Por momentos me siento Alicia en el país de las maravillas

y otras veces me invaden mil pesadillas.

Tú sin permiso haces que me pierda en la fina frontera del pasado sin presente…

un presente que es capaz de desaparecer muy de repente.

Es que me robas los recuerdos más cercanos

y me transportas sin permiso a mi origen.

Dime al menos, ¿por qué conviertes mis reacciones de adulta

en niña frágil e inmadura?

Me abrumas sin piedad, con olvidos repentinos,

y pido a Dios, en el silencio, que no apague el recuerdo

del cariño de mis seres bien queridos.

Es un dolor que me desgarra la coherencia, que me enfrenta al no Saber,

¿murió tal vez mi ciencia?, más la paciencia no calma mi conciencia.

Dame tiempo sin dolor, dame al menos el calor del afecto…

Más hoy me encuentro en la lucha de los molinos de viento en todo momento…

pero GRACIAS a la sabia pericia de manos amigas que me ayudan día a día,

puedo decir que he recobrado la esperanza de quien nunca se cansa del sendero de la VIDA.