TEMA 9: Desarrollo del Sistema Nervioso. (Resumen del libro “Fundamentos de psicobiología”. UNED

 

Marcando el territorio del sistema nervioso
El proceso de morfogénesis del Sistema Nervioso comienza en el desarrollo embrionario temprano. En la especie humana, al inicio de la tercera semana del embrión tiene una forma aplanada de disco en el que se distingue dos capas: hipoblasto y epiblasto. En este último se encuentran las células madres embrionarias (CME) de las que derivan todas las células del individuo. En ese período se produce la gastrulación, proceso que se inicia al formarse una invaginación en la parte dorsal del disco embrionario – el nódulo y la línea primitiva -. A partir del hipoblasto en la gastrulación se configura un disco con tres capas: una capa interna – el endometro, una capa externa – el ectodermo y una capa intermedia – el mesodermo. En el que se forma muy pronto la notocorda – prolongación mesodérmica precursora de la columna vertebral.
Del ectodermo derivan el SN y la epidermis con sus estructuras ajenas (glándulas sudoríparas, pelo, etc.).
El desarrollo del SN se inicia con la neurulación. Es un proceso que se produce como consecuencia de la gran interacción que se establece entre las capas embrionarias de la gastrulación. La secuencia de procesos que sucede en la gastrulación sigue el mismo patrón en los vertebrados – ejemplo de convergencia evolutiva.
La neurulación comienza con la inducción neural del ectodermo, proceso que marca el territorio neural, se dirige desde el mesodermo que forma la notocorda. Desde el siglo XX, esta zona constituye un organizador de las estructuras neurales en el desarrollo normal del embrión y provoca la inducción neural enviando señales inductoras al ectodermo que tiene lo que desencadena su diferenciación como neuroectodermo, es decir como tejido del que se origina el SN, y lo diferencia del ectodermo no-neural adyacente que se desarrolla como tejido epidérmico.
Seguidamente, el mesodermo promueve la proliferación de las células del neuroectodermo y se forma una placa neural gruesa en la superficie dorsal media del disco embrionario y comienza su regionalización. En este proceso se producen diferencias en la expresión génica entre diferentes regiones de la placa que intervienen diversas señales que les aportan identidad restringiéndolas para formar un determinado tejido nervioso.
Una vez regionalizada, en un segundo paso de la neurulación, la placa neural entra en un proceso de transformación. En la placa neural se forma el surco neural flanqueado por los pliegues neurales. En el curso de unos días los pliegues se acercan y se van fusionando formando un tubo neural hueco. Al mismo tiempo las partes externas de los pliegues neurales se separan del ectodermo y se fusionan formando la cresta neural.
Entre el día 28-31 embrionario (E) se completa la formación del tubo neural. El cierre de los neuroporos es una fase muy importante del desarrollo del embrión. Si hay fallos en el cierre del neuroporo caudal se producen malformaciones en la médula espinal. Y su gravedad aumenta cuanto mayor es la región sin fusionar. Si el fallo se produce en el neuroporo rostral surgen malformaciones en el encéfalo (anencefalía) y en el cráneo que queda escindido. Pueden ser debidas a mutaciones genéticas o a la intervención de factores ambientales.
Entre los factores ambientales maternos que alteran el proceso cabe mencionar el tratamiento con talidomida, la ingesta excesiva de alcohol o vitamina A y la insuficiencia de ácido fólico (sustancia que habitualmente ingerimos con frutas, verduras y legumbres).
Se establecen los límites: formación de las divisiones del SN.
El curso del desarrollo de cada individuo (ontogenia) cada una de las estructuras neurales iniciales da lugar a una de las divisiones del SN: del tubo neural deriva el SNC y la cresta neural origina el SNP.

Desarrollo del tubo neural: formación de las vesículas encefálicas y de la médual espinal.
Al final de la cuarta semana el tubo neural inicia un proceso de transformación rápida: se dilata en la región cefálica formándose tres vesículas: el prosencéfalo, el mesencéfalo y el rombencéfalo. Adyacente al rombencéfalo se extiende la zona caudal del tubo neural – futura médula espinal.
En la 5º semana el prosencéfalo se divide en dos: una vesícula anterior – el telencéfalo en la que se esbozan los hemisferios cerebrales al formarse dos dilataciones (vesículas laterales) que sobrepasan la lámina terminal y otra – el diencéfalo (entre la tele y el mesencéfalo). Posteriormente se formarán todas las estructuras del encéfalo y de la prolongación caudal del tubo neural se desarrollará la médula espinal.
Segmentación del tubo neural: factores que establecen los límites.
Las vesículas encefálicas marcan los límites entre las grandes divisiones del SNC. La segmentación del tubo neural en el eje rostro caudal es la continuación del proceso de regionalización de la placa neural y la expresión de varios genes. Las vesículas anteriores están divididas en segmentos, llamados neurómeros. En el rombencéfalo, sin embrago, el patrón de segmentación es muy acusado y se mantiene. En esta vesícula se delimitan una serie de segmentos abultados, denominados rombómeros que son como unidades repetidas con unidad propia.
Genes homeobox o genes Hox. La expresión de estos genes en los rombómeros está relacionada con la diferenciación de grupos celulares. Ej: los núcleos sensoriales y motores de los nervios craneales, en conjunto, son comunes a las divisiones del tronco del encéfalo, pero la identidad de cada rombómero por la expresión de los genes Hox determina que cada uno desarrolle uno u otro núcleo sensorial o motor (motor del facial) del vago, etc. o sensorial del trigémino, vestibular, coclear, etc. La expresión de los genes Hox ha de seguir un patrón espacial adecuado y un ritmo temporal preciso, porque si se producen alteraciones espacio-temporales aparecen malformaciones del SN.
Se establece el Patrón Dorso-Ventral en el Tubo Neural: regionalización funcional.
Durante el desarrollo del tubo neural se establece un patrón dorso-vetral que determina que las células van a desempeñar funciones motoras ocupen una posición ventral en el tubo neural y que las que se ocuparán de las funciones sensoriales se ubiquen en posición dorsal.
En la médula espinal las señales inductoras ventralizantes proceden de la notocorda e inducen la formación de la placa del suelo en la línea media ventral del tubo neural.

Desarrollo de la cresta neural: formación del SNP
La cresta neural se extiende desde la vesícula diencefálica hasta el extremo caudal del tubo neural y como se ha indicado origina el SNP, a todas las neuronas y la glía de los ganglios espinales y muchas neuronas de los ganglios craneales, las células de Scwann, las células de los ganglios del SNA, las células cromafines de la médula suprarrenal y parte de la piamadre y aracnoides. Otras células no neurales: células del cartílago, hueso y tejido conectivo del cráneo y también derivan de la cresta neural.
Dos vías de migración para las células de la cresta neural. Las de la región craneal del embrión migran a través de una vía lateral bajo la superficie del ectodermo y la matriz extracelular determina que se diferencien en células no neurales. Por el contrario, las células de la cresta neural de la región del tronco migran por vía ventral. En este proceso migratorio son fundamentales las propiedades de adhesividad de las células.
A partir de la 4º/5º semana, las células de la cresta neural, agrupadas junto a los somitas a ambos lados de la región caudal del tubo neural formarán los ganglios espinales que se localizarán a intervalos regulares, marcados por los somitas a lo largo de la región caudal del tubo neural.
Hacia la 6º semana del desarrollo, se producirá la unión entre estos ganglios periféricos derivados de la cresta neural y la médula espinal, que en este período comienza a adquirir su organización madura caracterísitca.
Las células de los ganglios espinales empiezan a extender dos prolongaciones, una hacia la periferia (centrífuga) y otra central (centrípeta) que se dirige hacia el asta dorsal de la médula espinal.
Las prolongaciones centrífugas se unen a los axones en crecimiento de las células del asta ventral de la médula espinal que se dirigen hacia los sodomitas, y juntos forman los nervios espinales.
A partir del 4º mes de vida fetal, otras células derivadas de la cresta neural, las células de Schwann, se situarán junto a los axones periféricos y formarán alrededor la vaina de mielina que les da su aspecto blanquecino característico.
Fases del desarrollo del tubo neural. El proceso de morfogénesis que transforma la delgada pared del tubo neural de un embrión humano de 4º o 5º semanas en un SNC funcional sigue la misma secuencia de fases a nivel celuar en cualquier zona del tubo.
Proliferación celular ¿dónde están las madres?
Zonas proliferativas del neuroepitelio cortical. Inicialmente lo constituyen las células neuroepiteliales (NE) que forman una matriz proliferativa que se denomina zona ventricular (ZV). Las NE al ser la población inicial del neuropepitelio son las células madre primarias de las que dependerán todas las células nerviosas. Estas células realizan divisiones que aumentan su población y amplían la longitud del neuroepitelio hasta que inducidas por cambios de expresión génica adquieren una nueva identidad y se transforman en células madre o progenitoras primarias directas de las que se originarán las poblaciones de neuronas y células gliales, bien directamente o generando otras células progenitoras. Estas células de GR (Glía radial) de la zona ventricular (GRv) como las células NE (Neuro epitelial) realizan divisiones para aumentar su población.

Zonas del telencéfalo extracortical que contribuyen al desarrollo de la neocorteza. Las zonas del neuroepitelio extracortical que contribuyen al desarrollo de la neocorteza humana se localizan en la línea media del telencéfalo y en el telencéfalo subcortica.
El neuroepitelio del hem cortical, es una estructura transitoria que experimenta un gran aumento de tamaño en nuestra especie y aparece muy bien desarrollado en embriones humanos. Se caracteriza porque origina la mayor población de células de Cajal-Retzius. Experimentan su pico de neurogénesis en el período en el que comienza la fase migratoria en el neuroepitelio cortical.
La neocorteza se nutre de una gran población de células que nacen en el neuropeitelio de las eminencias ganglionares del telencéfalo.
En la zona de unión del telencéfalo cortical y subcortical en etapas muy precoces del desarrollo se originan las primeras células que pueblan el neuroepitelio cortical fuera de las zonas proliferativas, por lo que se denominan células predecesoras.

Tiempo de nacimientos: neurogénesis.
En nuestra especie, la neurogénesis prenatal produce el mayor número de neuronas, y el período de neurogénesis de las neuronas de proyección termina antes que el de las interneuronas.
No toda la neurogénesis es prenatal. Existe neurogénesis postnatal, como ocurre en el cerebro de nuestra especie, en el que siguen naciendo células granulares varios meses después del nacimiento.
Células progenitoras de la GR (glía radial) se mantienen en la edad adulta en la ZSV de los ventrículos laterales produciendo células gliales a lo largo de la vida. También existe nerugénesis en la edad adulta.

Migración celular y desarrollo del neuroepitelio cortical.
Durante el desarrollo, una de las fases fundamentales es el desplazamiento de las células desde su zona de nacimiento hasta su destino. Es relevante la matriz extracelular para el proceso de migración neuronal en el SNC.
Rutas de migración: nacen en zonas proliferativas del telencéfalo extracortical y cada población utiliza su propio mecanismo de migración tangencial. Ej: las células predecesoras viajan bajo la superficie pial.
Las interneuronas inhibitorias nacen en el neuropeitelio cortical y siguen una ruta de migración radial.

Cada población es distinta: maduración neuronal y formación de vías de conexión.
Al terminar la migración y alcanzar su destino, las neuronas comienzan a madurar, a mostrar sus características morfológicas y fisiológicas de la neurona madura (adulta) y a formar sus vías de conexión. Para que una neurona madura adquiera la forma de una célula piramidal o de Purkinje, se produce un proceso complejo de crecimiento que implica la diferenciación de una de sus prolongaciones como axón, y la elaboración de una compleja arborización dendrítica. Ello depende del entorno de las neuronas y de las interacciones que se establecen entre ellas. La fase de maduración continúa después del nacimiento y se desarrolla la gran mayoría de espinas dendríticas, estableciéndose la morfología característica de las neuronas de las diferentes estructuras del SNC. Ello depende de las interacciones neuronales y por tanto de la actividad neuronal.

Los impulsores del urbanismo neural: el cono de crecimiento y los factores que guían los axones hacia sus destinos.

Ramon y Cajal: descubrió en los terminales de los axones en crecimiento una estructura que describió como “una conglomeración protoplasmática de forma cónica, dotada de movimiento ameboide” y la bautizó con el nombre de cono de crecimiento. Estos, existen en todos los extremos de las prolongaciones dendríticas y propulsan el crecimiento. Su forma varía desde una simple extensión del terminal a modo de dedo, denominado filopodio, a una estructura más elaborada.
Uno de los objetivos de los movimientos del cono es captar del entorno neuronal nuevo material de carácter nutritivo para promover el crecimiento global de la neurona. Estas sustancias favorecen el crecimiento de las prolongaciones y se denominan sustancias neurotróficas. La primera sustancia neurotrófica en descubrirse recibió el nombre de factor de crecimiento nervioso (FCN).
Los factores que contribuyen a guiar a los axones hacia sus destinos implican tanto procesos de reconocimiento molecular o de afinidad química como soportes de tipo mecánico.
El pionero en proponer el proceso de afinidad química fue Ramon y Cajal, que consideró desde las zonas de destino (dianas) de los axones emanaban sustancias que los dirigían hacia ellas. Estas sustancias se denominan sustancias neurotrópicas.
En 1960 R. Sperry, premio nobel, propuso otra versión del proceso de afinidad química que se ha denominado hipótesis de la quimioafinidad. Según esta hipótesis, cada célula tiene su identificación química y sus axones en crecimiento se dirigen hacia las señales complementarias específicas. Actualmente este grado de especificidad se considera poco aceptable y lo que parece más probable es que existan moléculas de reconocimiento entre grupos de neuronas.
La matriz extracelular establece rutas o senderos que guían los axones a su destino. Los axones que crecen con posterioridad, pueden seguir las rutas marcadas por los axones pioneros, o agruparse en torno a éstos y a otros para dirigir su crecimiento. Este mecanismo que se denomina fasciculación, se apoya en las propiedades de las MAC.

Control de poblaciones: supervivencia y muerte neuronal.
En todo el SNC se produce una neurogénesis excesiva, pero, al igual que esta sobreproducción es una estrategia general durante el desarrollo, también lo es la selección y muerte de lo superfluo. Esta muerte celular natural, denominada apoptosis o muerte celular programada, sucede en cantidades importantes durante el desarrollo normal. Oscila entre el 25% y 75% de las poblaciones iniciales y ocurre en el último período postnatal temprano. Esto indica que la muerte neuronal es tan importante como la neurogénesis.

Factores implicados en la supervivencia neuronal.
Las dianas de los axones son uno de los factores implicados en la determinación de las poblaciones neuronales. En los experimentos se demostró que, si el área diana de los axones aumentaba, se reducía la muerte neuronal. En las fases de proliferación, migración, diferenciación inicial y crecimiento de axones (fases previas al establecimiento de conexiones) ocurría un modo predeterminado y no se afectaban si las dianas de inervación se eliminaban.
Con el descubrimiento del FCN (factor de crecimiento nervioso), la primera neurona neurotrófica conocida, fue descubierta por R.Levi Motalcini a mitad del siglo XX y sus efectos sobre la supervivencia de las neuronas de los ganglios de la raíz dorsal y de los ganglios simpáticos fueron el punto de partida de la que se denominó primero hipótesis y más tarde teoría neurotrófica. Según esta teoría, las neuronas nacen en cantidades muy superiores a las necesarias, y deben competir entre ellas para obtener el factor trófico (el FCN), que es producido en cantidades limitadas por las células dianas con las que establece contacto. Éste factor trófico de las dianas actúa retrógradamente y acoplándose a los receptores presinápticos de las neuronas promueve su mantenimiento y supervivencia, de modo que sobreviven las que tienen más acceso a él.
En 1980 se descubrió en el SNC el factor neurotrófico derivado del cerebro. La familia de los factores neurotróficos o neurotrofinas, actúan tanto en el SNC y con una importancia crucial, porque las neuronas que no obtienen una cantidad suficiente de estas proteínas se ven abocadas a la muerte.
Otros factores implicados en la supervivencia de una neurona son la sinapsis, tanto la que establecen sobre ella los axones de otras neuronas que le envían señales. El período de formación de sinapsis -sinaptogénesis – comienza muy pronto en el desarrollo, que mientras unas neuronas están proliferando, las de otras zonas del SN ya están formando sinapsis. Si bien muchas de las sinapsis que se forman son transitorias y un ejemplo en al neocorteza humana.
El mayor número de sinapsis se forma durante el período postnatal. Primero se forman sinapsis sobre las dendritas de las neuronas diana y más tarde se forman las sinapsis sobre los cuerpos celulares. Tanto en el SNC como en el SNP cuando comienza la sinaptogénesis – primera fase de la sinaptogénesis – hay una sobreproducción de sinapsis provisionales. Esta fase coincide temporalmente con la muerte neuronal.
Otros factores que participan en la supervivencia neuronal son endocrinos. Entre las hormonas gonadales o sexuales (andrógenos – estrógenos), que intervienen también en períodos concretos del desarrollo perinatal. Y son fundamentales durante dicho período porque establecen las diferencias morfológicas y fisiológicas del SN que subyacen a las diferencias conductuales características del cada sexo.
El número de neuronas es una de las características morfológicas que más influye en el tamaño o volumen que tiene cualquier estructura de la sustancia gris.
Se remodelan las vías de conexión.
Después de que se han ajustado las poblaciones neuronales, el SN experimenta durante el período postnatal un remodelado que es fundamental para su funcionamiento. Este remodelado incluye una gran eliminación de sinapsis establecidas previamente, ya sea por una falta de precisión en la inervación o porque la célula diana recibía un número erróneo de aferente. La remodelación provoca que se haga más preciso el patrón de inervación neural.
Si mueren las neuronas, desaparecen los contactos que habían formado. Hay otros factores que provocan posteriormente una gran pérdida de contactos sinápticos.
En fases iniciales del desarrollo, neuronas de todas las áreas de la neocorteza envían colaterales axónicos a estructuras subcorticales, sin embargo, después estos colaterales son podados. Esta poda de eferentes/aferentes completos parece fundamental para lograr especificidad en los circuitos neurales.
La remodelación incluye también la reorganziación de los contactos. El proceso de remodelación sináptica coincide con el comienzo de la actividad neural y se ha demostrado que la actividad sináptica es fundamental para que se mantengan las conexiones neurales ya que las que no se usan o se usan a destiempo se eliminan.
Hipótesis de la competencia: los aferentes que llegan a una diana compiten entre sí y sólo establecen contactos fuertes los que tienen mayor actividad.
Concepto de plasticidad neuronal: o capacidad de cambio, de adaptación del SN, Ramón y Cajal y Hebb a mitad del sXX. Establece que esta capacidad del SN podría residir en los cambios en los contactos sinápticos.
En su investigación Hubel y Wiesel mostraron que la estimulación sensorial – con la actividad neuronal que provoca – en períodos críticos del desarrollo es fundamental para la configuración de los contactos sinápticos.
Durante el período postnatal, la primera infancia en humanos marcará el destino que sus contactos sinápticos tendrán más adelante – se reforzarán los que se hayan usado y se eliminarán los que no.
Se denominan períodos críticos, de máxima vulnerabilidad o ventanas del desarrollo. Además de la estimulación sensorial – experiencia – otros factores epigenéticos influyen sobre las distintas fases del desarrollo del Sn como las hormonas gonodales. Las hormonas tiroideas, el estrés materno, la administración de sustancias adictivas, los ambientes enriquecidos o empobrecidos, desnutrición. Todos estos factores epigenéticos influyen en el desarrollo del SN.

Hasta cuándo la remodelación:
Cuando los axones han terminado su período de crecimientos, han emitido sus colaterales y han consolidado sus conexiones comienza el proceso de mielinización. Este período no es homogéneo en las diferentes estructuras, por lo que la mielinización se extiende desde el período prenatal hasta bien entrada la edad adulta (50 años).
La mielinización se desencadena con el comienzo de la actividad neural y es un proceso dependiente de la experiencia.
La extensión de la sustancia blanca también depende de la experiencia y del entorno ambiental en el que se desarrolla. Cambia con las destrezas que se adquieren de modo que un pianista experto, tiene más sustancia blanca en determinadas zonas del encéfalo y sus axones tienen más capas de mielina y este es mayor aún si se aprende en fases más tempranas.
Se ha encontrado en niños que crecen en ambientes empobrecidos que el cuerpo calloso es 17% más pequeño de lo normal. Por el contrario, un ambiente enriquecido en un período temprano aumenta la mielinización del cuerpo calloso.
La experiencia influye en la mielinización y la mielinización influye en la capacidad funcional del SN en el aprendizaje y en la adquisición de sdestrezas. La mielinización es un proceso fundamental del desarrollo del SN porque aumenta la velocidad de conducción de las señales neurales por el axón y esto es fundamental para la comunicación neuronal.
Al tiempo que favorece la comunicación neural, la mielinización aporta cierta rigidez a los circuitos neurales, lo que limita la formación masiva de sinapsis. La mielina contiene una proteína que impiden que los axones se ramifiquen y establezcan nuevas conexiones.
El SN adulto sigue manteniendo capacidad de cambio. Sigue produciéndose sinaptogénesis, aunque a niveles bajos. Y al investigar los procesos de memoria y aprendizaje se ha demostrado que ocurre reorganización sináptica y que la fuerza de la sinapsis cambia con el uso y permiten la adaptación a un entorno cambiante, plasticidad neural, aunque es mucho mayor durante la infancia, se mantiene toda la vida. Neurogénesis en la edad adulta.

 

Anuncios

Sistema Nervioso Central: organización anatomofuncional. Rensumen del libro: “Fundamentos de Psicobiología”. UNED -Editorial Sanz y Torres

 

TEMA 8:

Sistema nervioso central: organización anatomo funcional.

Estos sistemas son responsables de los procesos de atención, percepción, motivación, emoción, aprendizaje, memoria, pensamiento, lenguaje, personalidad…en definitiva de todo lo que percibimos, sentimos, pensamos y desplegamos en nuestro comportamiento los individuos.

Aproximación a la organización del SNC: sustancia gris y sustancia blanca.

El tejido nervioso contiene dos componentes: la sustancia gris y la sustancia blanca.

En la sustancia gris se localizan los cuerpos neuronales, las dentritas, los axones cortos de las interneuronas y los terminales de los axones largos que establecen sinapsis con estos elementos celulares. Forman agrupaciones neuronales – estructuras de comunicación. Dependiendo de la organización, se distinguen dos tipos de estructuras:

  1. Dos estructuras laminadas altamente organizadas, que forman la superficie de los hemisferios cerebrales y del cerebelo por lo que se denominan corteza.
  2. Los núcleos, son agrupaciones de muchas neuronas que presentan forma y apariencia compacta que permite delinear sus límites. Tiene diferentes grados de organización: ej: los que establecen divisiones por su densidad celular o características neuroquímicas. Algunos están organizados en láminas.

Los nombres de los núcleos están relacionados con:

Localización Núcleos pontinos.
Color Núcleo rojo.
Forma Núcleo caudado.
Nombre del anatomista que lo identificó Núcleo basal de Meynert.

 

La sustancia blanca la forman los axones de las neuronas de proyección – excepto en la médula espinal que incluye axones largos de interneuronas. Y debe su color blanquecino a la mielina que recubre los axones para mejorar la velocidad de conducción de las señales nerviosas. En función de su longitud, los axones conectan estructuras de la sustancia gris.

El entramado que forma la multitud de axones que comunica las estructuras de cada división del SNC, entre sí y con las otras divisiones, está finamente organizado en agrupaciones que forman las vías nerviosas.

Tipos de vías nerviosas Tracto Agrupación de axones que forman una sola estructura y se dirigen todos al mismo destino.
Haz o fascículo Agrupación de axones que pueden proceder de varias estructuras y finalizar en varios destinos.
Comisura La vía agrupa axones que cruzan la línea media intercomunicando las estructuras de ambos lados del encéfalo o la médula espinal.
Fibras En el SNC tienen varias acepciones: vías que agrupan menos axones o vías que tienen características en común (ej: vías de proyección – comunican diferentes estructuras)

 

Para comprender la organización del SNC:

  • Agrupación de neuronas en estructuras funcionales: sustancia gris.
  • Agrupación de axones que conforman las vías de comunicación: sustancia blanca.

 

Estructuras del SNC y sus características:

El tubo que alberga una mariposa: la médula espinal.

 

La médula espinal, tiene una organización muy sencilla. Está en constante comunicación con el SNP a través de los nervios espinales y con el encéfalo por las vías ascendentes y descendentes. División estratégica para las funciones sensoriales y motoras.

A lo largo de la médula espinal encontramos variaciones en tamaño y forma, pero el lugar central lo ocupa siempre la sustancia gris que tiene forma de mariposa. La sustancia blanca la rodea por completo.

La sustancia gris se parcela en tres zonas delimitadas anatómicamente: asta dorsal posterior, asta ventral anterior y entre ambas una zona intermedia. Los dos lados de lados de la sustancia gris están unidos por la comisura gris y por ella desciende el canal central del sistema ventricular.

Encontramos agrupaciones de neuronas de proyección e interneuronas. Las interneuronas son pequeñas neuronas locales, que actúan de eslabones intermedios entre las neuronas de proyección o entre estas y las fibras aferentes que les transmiten señales. Se distribuyen por las tres zonas, pero son más abundantes en la zona intermedia. Pueden ser: segmentales, segmentales comisurales y propioespinales.

El axón de las neuronas propioepinales es largo y sale de la sustancia gris bifurcado en dos ramas que intercomunican segmentos medulares. La agrupación de estos segmentos forma los tractos propioespinales que bordean la sustancia gris.

En las astas dorsales y en la parte intermedia se agrupan las neuronas de proyección que envían su axón al encéfalo – neuronas de proyección central – son funcionalmente neuronas sensoriales porque reciben señales de las fibras aferentes de la raíz dorsal.

En las astas dorsales están las neuronas sensoriales somáticas, que reciben esta información sensorial del tronco y de las extremidades. Sus axones transmiten estas señales al tronco del encéfalo y al tálamo mediante tractos que en su mayoría cruzan (decusan) al otro lado y ascienden por las columnas blancas lateral y ventral informando de lo que está ocurriendo en el lado contralateral del cuerpo.

Hay muchas fibras aferentes somáticas de la raíz dorsal que ascienden directamente al tronco del encéfalo formando las columnas blancas dorsales. En la parte medial de la zona intermedia se agrupan las neuronas sensoriales viscerales que reciben la información sensorial de los órganos internos y sus axones la transmiten al hipotálamo, por fibras diseminadas entre los tractos somáticos.

En las astas ventrales y laterales se agrupan las neuronas que envían su axón fuera del SNCneuronas de proyección periférica – que funcionalmente son neuronas motoras. En las astas ventrales están las neuronas motoras somáticas o motoneuronas, son neuronas multipolares cuyos axones se incorporan en los nervios espinales e inervan los músculos esqueléticos.

Se forman en la médula espinal circuitos locales de procesamiento, más o menos complejos, ejecutan de manera instantánea y con bastante independencia del encéfalo, respuestas motoras automáticas, estereotipadas -reflejos- eficaces para resolver situaciones que requieren una respuesta inmediata.

Además, sobre las motoneuronas convergen las vías que descienden del encéfalo por las columnas blancas lateral y ventral y transmiten las órdenes superiores para la ejecución de los movimientos voluntarios del cuerpo.

En las astas laterales, se agrupan las neuronas motoras viscerales del SNA, que reciben información visceral de las fibras aferentes de esta división del SNP y circuitos locales. Sus axones forman las fibras preganglionares simpáticas y parasimpáticas del SNA que controla los órganos internos.

En la sustancia blanca se forma la comisura blanca y tres columnas: columnas blancas dorsal, lateral y ventral.

Por lo tanto, la médula espinal recibe, procesa y canaliza al encéfalo la información sensorial somática y visceral del tronco y las extremidades, y ejecuta sus órdenes para el control voluntario de nuestras posturas y movimientos, o procesa en circuitos locales, esa información disparando respuestas motoras reflejas.

Trepando por el tronco del encéfalo. 

El tronco del encéfalo, al igual que la médula espinal, mantiene constante interacción con el SNP. En su caso a través de los nervios craneales y es el centro de comunicación entre el resto del encéfalo y la médula espinal, esencial para el desarrollo de las funciones sensoriales y motoras, para el mantenimiento de la actividad del encéfalo y el desarrollo de las funciones vitales para el organismo.

Las tres divisiones del tronco del encéfalo tienen la misma organización general: se extienden en torno a las cavidades ventriculares -canal central -IV ventrículo- acueducto cerebral- y se parcelan en tres zonas: techo (zona dorsal), tegmento (zona central).

 

Componentes comunes a las tres divisiones del tronco del encéfalo:

Núcleos de los nervios craneales La formación reticular y algunos núcleos relacionados, organizados en columnas longitudinales al eje central.

Se distribuyen por el techo y el tegmento, de modo que los núcleos sensoriales ocupen una posición más dorsal y lateral, y los motores en la zona ventral y medial.

Los núcleos sensoriales somáticos, reciben desde las estructuras craneales información somática (dolor, tacto, temperatura, etc) auditiva, vestibular y gustativa. Transmiten al diencéfalo (tálamo). La información visceral de la cabeza y de los órganos internos del tronco llega al núcleo sensorial visceral.

Los axones de los núcleos motores somáticos controlan el movimiento de los músculos extraoculares, de la lengua, del cuello, de la masticación, de la expresión facial y de la laringe/faringe.

Los axones de los núcleos motores viscerales inervan músculos que están bajo el control de SNAP, como los del corazón, pulmones o intestino. Estos núcleos tienen funciones análogas a las neuronas sensoriales y motoras de la médula espinal. De modo similar a lo que ocurre en la médula espinal, entre núcleos sensoriales y motores de los nervios craneales se forman circuitos locales que controlan actos motores reflejos de las estructuras que inervan.

Formación reticular Se parcela en muchos núcleos y grupos de neuronas con fines más o menos definidos que forman tres columnas longitudinales en la zona central del tronco muy próximas a los núcleos de los nervios craneales. Esta ubicación facilita que la formación reticular reciba una multitud de señales que le llegan de la mayoría de las modalidades sensoriales. Es una zona estratégica de integración de señales.

Hay interneuronas de axón corto que actúan como eslabones entre los núcleos sensoriales y motores de los nervios craneales, interviniendo en circuitos locales del tronco del encéfalo que desencadenan movimientos reflejos (ej: la lengua al tragar o al vomitar o los que controlan el ritmo cardiorrespiratorio y el peristaltismo intestinal). Las neuronas propioespinales hacen relevos y muchas de ellas son neuronas de proyección que tienen dendritas muy ramificadas y con orientación transversal al eje del tronco lo que les permite captar una multitud de señales.

Tienen un amplio radio de distribución y desde el tronco puede alcanzar regiones del encéfalo anterior o proyectar a la médula espinal.

Algunos núcleos relacionados Adyacentes a la formación reticular hay núcleos que comparten algunas características de la formación reticular. Uno es el locus coeruleus del puente y otros núcleos del rafe.

Las proyecciones de estos se distribuyen amplia y difusamente formando circuitos que modulan el estado de actividad general del SNC.

 

 

Núcleos y tractos característicos de cada división.

Los núcleos específicos o propios, de cada visión del tronco del encéfalo siguen un patrón dorso-ventral. Los núcleos que reciben información sensorial del cuerpo ocupan una posición más dorsal y los que originan vías que intervienen en las unciones motoras se localizan en la posición ventral.

Leer pág. 221 y 222.

En conjunto, la base y el tegmento constituyen los pedúnculos cerebrales.

El tronco del encéfalo, intervienen en funciones muy importantes:

  • recibe la información sensorial de la cabeza y controla sus músculos, ocupan un lugar de tránsito y de relevo para las vías que intercomunican la médula espinal y el encéfalo para el control del tronco y las extremidades, originando vías ascendentes y descendentes que intervienen en funciones sensoriales y motoras precisas.
  • Es el centro por el que los hemisferios cerebrales se comunican con el cerebelo.
  • Su posición le permite integrar la información de diversos orígenes y algunos de sus núcleos emiten vías que se distribuyen por el resto del encéfalo y la médula espinal afectando a la excitabilidad de las neuronas de la mayoría del SNC.

El diencéfalo:

Zona ventral del diencéfalo Hipotálamo: Sus células se agrupan en la zona más ventral del diencéfalo formando diversos núcleos y áreas y se organizan en tres regiones:

Anterior: desde la lámina terminal hasta pasado el quiasma óptico.

Tuberal: se extiende desde la anterior hasta los núcleos mamilares y de ella cuelga la hipófisis.

Posterior: se encuentran los núcleos mamilares adyacentes al mesencéfalo.

En la proximidad del III ventrículo se distinguen tres zonas: la periventricular, la medial y la lateral.

El hipotálamo es el principal órgano de control del sistema endocrino y del SNA o visceral. Participa en el control de la alimentación y en general del metabolismo energético, en el equilibrio de líquidos, en la termorregulación o en los ciclos de sueño /vigilia.

Organiza comportamientos básicos para la supervivencia del individuo y de las especies, como son la respuesta al estrés, la huida ante situaciones adversas, el ataque a posibles agresores, la conducta sexual y maternal, etc.

Subtálamo: ocupa la zona ventral del diencéfalo posterior al hipotálamo. El núcleo subtalámico forma parte de los circuitos neurales que controlan los movimientos del sistema músculo-esquelético.
Zona dorsal del diencéfalo Tálamo: es un centro por el que pasan las señales de muchas estructuras del SNC antes de llegar a la corteza cerebral, por lo que interviene en diversas funciones. Transmite a la corteza cerebral información sensorial, señales relacionadas con el control motor y otras relacionadas con los procesos emocionales y cognitivos. Y su relación con la corteza cerebral es recíproca.

Es un centro clave para mantener y controlar el nivel de actividad cortical.

Núcleos talámicos:

a.     De relevo: reciben información específica y la transmiten a zonas específicas de la corteza cerebral. Son como estaciones intermedias de procesamiento previo. Cada uno de sus núcleos tiene una función diferente:

El grupo ventral:

a.1. núcleos sensoriales: reciben información de las vías sensoriales que parten desde los distintos niveles que reciben estas señales. Cada modalidad sensorial, el tacto, la vista, el gusto, etc., tiene un núcleo de relevo específico. Excepto el olfato cuya información accede directamente a la corteza cerebral.

a.2. núcleos motores: transmiten a áreas concretas de la corteza cerebral, señales del cerebelo y de los ganglios basales.  Grupo anterior:  se consideran de asociación límbica. Grupo medial: actúa como núcleo de asociación y como núcleo de relevo asociación-límbico. Grupo lateral: actúa como relevo-asociación.

b.    De proyección difusa: reciben información muy variada y la transmiten a zonas muy variadas de la corteza cerebral. Incluye los grupos intralaminar, de la línea media y reticular.

 

Dos estructuras con corteza: el cerebelo y los hemisferios cerebrales.

El árbol de la vida: el Cerebelo.

 

La corteza del cerebelo tiene una organización muy homogénea. Posee tres capas en las que se localizan diferentes tipos de neuronas. La capa más interna es la capa granular que está poblada por dos tipos de células granulares y las células de Golgi. Los axones de las células gramulares se denominan fibras paralelas porque ascienden a la capa superficial y ahí se bifurcan en dos ramas paralelas a los pliegues de la corteza. La capa superficial se denomina capa molecular, entre las fibras paralelas que la recorren destacan dos tipos e interneuronas: las células estrelladas y las células en cesto. Entre las dos capas anteriores se forma la capa de células de Purkinje, poblada por los somas de las células de Purkinje, que son muy grandes y numerosas. Sus dendritas establecen sinapsis con las fibras paralelas y a través de ellas reciben numerosas señales que llegan al cerebelo. Otras fibras hacen sinapsis directamente sobre sus dendritas. Las células de Purkinje son células de proyección del cerebelo, convergen las señales de todas las interneuronas de la corteza cerebelosa.

En las estructuras subcorticales encontramos los núcleos profundos del cerebelo están inmersos en la sustancia blanca y próximos al IV ventrículo.

Núcleos profundos del cerebelo: n. fastigio, n. interpuesto y n. dentado.

 

Unidades funcionales de activación motora:  

 

 

La nuez más seleccionada: organización interna de los hemisferios cerebrales.

Estructuras subcorticales: ocupan la zona ventral de los hemisferios cerebrales y bordean al diencéfalo. La mayor de estas estructuras es el cuerpo calloso (o estriado dorsal) que agrupa tres grandes núcleos: el núcleo caudado, el putamen que juntos forman el neoestriado. Adyacente y medial al putamen está en globo pálido.

Los cuerpos estriados junto con la sustancia negra forman los ganglios basales. Los circuitos neurales que se establecen entre los componentes de los ganglios basales y  entre éstos y la corteza cerebral a través del tálamo, intervienen en procesos cognitivos y son fundamentales para el control de los movimientos.

Dentro de los núcleos basales del encéfalo anterior destaca el núcleo basal de Meynert, cuya degeneración está relacionada con la enfermedad de Alzheimer, al igual que lo está la degeneración del núcleo olfatorio anterior que se relaciona con la pérdida del olfato en estos pacientes.

Bajo la corteza del lóbulo temporal se localiza la amígdala.

La amígdala, el núcleo de la estría terminal, los núcleos septales, el estriado ventral y los núcleos olfatorios próximos forman parte de circuitos neurales que controlan conductas emocionales y motivadas como el miedo, la agresividad o la conducta sexual.

La corteza cerebral: tipos y áreas.

Al igual que la corteza del cerebelo, la corteza cerebral tiene las células organizadas en capas horizontales, pero a diferencia de aquella, la corteza cerebral es más heterogénea: el número de capas y su organización celular (citorquitectura) varía entre diferentes zonas. Estas diferencias están relacionadas con su desarrollo filogenético. Se distinguen dos grandes tipos de corteza cerebral: la corteza más antigua, denominada alocorteza, que es el tipo predominante en los vertebrados inferiores y la corteza más reciente, la neocorteza. En ambos tipos de corteza existe al menos una capa de células piramidales, que son sus células más características y las células de proyección.

La alocorteza: presenta las estructuras olfatorias, como bulbos olfatorios o la corteza piriforme y la corteza de la formación hipocampal y estructuras adyacentes.

La formación hipocampal: la corteza se enrolla sobre sí misma. La vía principal de proyección de la formación hipocampal es el fórnix formando un gran arco bajo el cuerpo calloso. La formación hipocampal interviene en los procesos de aprendizaje y memoria, y es esencial para la memoria espacial.

La neocorteza en nuestra especie representa entre el 90-95% de la corteza cerebral. Está organizada en 6 capas pobladas por varios tipos de células. El 70% son células piramidales, sus neuronas de proyección son excitatorias. El resto son interneuronas inhibitorias cuyo axón es corto y no sale de la corteza.

Microcircuitos de procesamiento cortical: las células piramidales marcan dos características  fundamentales del procesamiento cortical: la interacción vertical y horizontal que producen entre sus neuronas.

Áreas de la corteza cerebral: mapas citoesqueléticos que parcelaron la corteza cerebral en áreas con características estructurales diferentes. El más utilizado es el K.Brodmann que realizó el neuroanatomista alemán. Tres áreas: áreas motoras, áreas sensoriales y áreas de asociación. Las áreas del lóbulo occipital reciben señales de un núcleo específico de relevo sensorial del tálamo. El lóbulo frontal, interviene el área motora primaria y áreas premotoras. En la neocorteza, encontramos capas que reciben y emiten fibras que interconectan las distintas áreas corticales y se denominan corteza de asociación. A ella, llegan señales de los núcleos talámicos, pero su principal fuente de señales que reciben de otras áreas corticales por vías que circulan por la propia corteza.

 

Un viaje rápido por los sistemas neurales: funciones del SNC.

Sistemas moduladores: sistemas de activación ascendente de la formación reticular y otros sistemas relacionados de modulación difusa.

 

El sistema de activación ascendente  (sist. Asc. Reticular o SARA) es uno de los sistemas más básicos y fundamentales porque es el responsable de generar un estado de activación basal de la corteza cerebral adecuado (sin déficit ni exceso). Ese estado de activación (alerta o excitación) es un componente esencial de la conciencia humana, que nos hacer estar despiertos, activos y con capacidad para resolver problemas, y cuando se altera nuestras capacidades también lo hacen, y si se produce un daño grave por cualquier tipo de lesión y deja de funcionar este sistema se entra en un estado de coma.

La formación reticular por su ubicación integra múltiples señales entre ellas sensoriales y las características de sus neuronas le permiten influir sobre estructuras muy diferentes. El sistema de activación ascendente de la formación reticular lo forman vías colinérgicas. Se originan en la zona rostral del puente, y en el mesencéfalo.

En respuesta a estas señales de activación, los núcleos intralaminares actúan sobre la excitabilidad general de la corteza cerebral al transmitir la información a amplias zonas corticales y al cuerpo estriado, contribuyendo así, a mantener y modular los diversos estados de conciencia, desde la vigilia al sueño.

Las proyecciones del sistema ascendente de la formación reticular que llegan al núcleo reticular del tálamo son fundamentales para controlar todas las señales que llegan a la corteza cerebral.

Además de las vías de formación reticular, las vías colinérgicas que se originan en los núcleos septales y núcleos basales (especialmente el N. B. de Meynert) del encéfalo anterior se distribuyen por la corteza. Las vías colinérgicas también aumentan la excitabilidad de la corteza, especialmente en áreas corticales de asociación. cuando degeneran estos núcleos se produce la pérdida de memoria y de funciones cognitivas características de la enfermedad de Alzheimer.

Otras vías de neurotransmisores:

Vía histaminérgica: esta zona se denomina promotora de la vigilia porque sus proyecciones de histamina actúan en la corteza cerebral promoviendo su activación. Al mismo tiempo actúa inhibiendo otro núcleo hipotalámico promotor del sueño.  La histamina es uno de los neurotransmisores fundamentales para la activación cortical y la regulación del sueño-vigilia – de ahí que los antihistamínicos provoquen somnolencia. Otra vía se origina en las áreas hipotalámicas lateral y posterior, y distribuye orexina (hipocretina) que actúa sobre el estado de activación y alerta cortical.

 

Vía monoaminérgicas: se originan en el locus coeruleus, cuyas neuronas sintetizan noradrenalina (NA). Las neuronas de los núcleos del rafe sintetizan serotonina (5-HT). En la sustancia negra y el área tegmental ventral, que sintetizan dopamina (DA).

El balance de la actividad en estas vías, fundamentalmente en las noradrenérgicas, es fundamental para la activación de la corteza cerebral y de todo el encéfalo en general, contribuyendo al mantenimiento de los ciclos.

Las vías monoaminérgicas son fundamentales para los procesos cognitivos/ejecutivos (toma de decisiones, resolución de problemas, etc) y los estados emocionales (humor,placer, recompensa) y sus trastornos (ansiedad, depresión, déficit de atención, esquizofrenia, psicosis).

La vía dopaminérgica:

  • área tegmental ventral, interviene en la regulación de respuestas emocionales, sensaciones, placer, esfuerzo y su hiperactividad se relaciona con la producción de delirios y alucinaciones en la psicosis.
  • corteza prefrontal lateral: regula funciones cognitivas / ejecutivas. Su hipoactividad. Ello implica la alteración de estos procesos en la esquizofrenia.
  • corteza prefrontal ventromedial: está relacionada con la regulación de emociones y afectos.

Sistemas funcionales de la corteza cerebral más antigua (alocorteza).

Está involucrada en dos sistemas a los que se adjudica entidad funcional independiente – el sistema olfatorio y el sistema límbico – comparten diversas estructuras.

sistema olfatorio: La parte anterior de la alocorteza, que es la más primitiva (paleocorteza) recibe las señales olfatorias. Es de vital importancia para la supervivencia y la reproducción de muchas especies animales. Los estímulos olfatorios contribuyen a establecer vínculos parentofiliales, despiertan nuestras emociones, provocan atracción o rechazo en las relaciones de pareja  y en el entorno social, nos evocan recuerdos y desencadenan diversos efectos endocrinos y conductuales. La discriminación entre las distintas señales olfatorias, se almacenan en la memoria, adquieren su significado emocional y se produce su percepción consciente.

sistema límbico: S/ W. Papez es un circuito de generación de los procesos emocionales y motivacionales, que explicaba el control cortical de la conducta emocional. MacLean, amplió el circuito de W.Papez y acuñó el término de sistema límbico.

Componentes del sistema límbico:

Circunvolución del ciangulo: está relacionado con el despliegue de las emociones y el placer.

Hipocampo: interviene en el establecimiento de nuevos recuerdos (MLP) y es esencial para la memoria espacial.

Hipotálamo y la amígdala: son centros de integración del sistema límbico. Responsable de la ingesta, lucha, la reproducción y la huida. Ambos integran las emociones y motivaciones en el comportamiento. El hipotálamo, recibe señales viscerales que informan sobre el estado interno del organismo y convergen con señales olfatorias, señales visuales directas desde la retina, señales nociceptivas (de dolor). A estas señales se suman las que reciben del sistema endocrino.

La corteza prefrontal orbitaria y medial se relaciona con la emoción, la motivación, el placer, el castigo, y con la adaptación social; y el polo temporal se relaciona con la personalidad y la conducta social. A través de las vías que dirige a la hipófisis, el hipotálamo controla uno de los sistemas efectores fundamentales del organismo – el sistema endocrino., del que depende en gran medida el mantenimiento de un medio interno estable necesario para un buen funcionamiento.

El hipotálamo controla y coordina el SNA mediante vías que descienden al tronco del encéfalo y la médula espinal.

Sistemas funcionales de la neocorteza: el centro superior del procesamiento neural.

Características generales del procesamiento cortical.

  • Los sistemas sensoriales del SNC: organización en la que la información discurre secuencialmente realizando relevos en diversos niveles de procesamiento hasta alcanzar las áreas corticales.
  • Las áreas de la corteza de asociación intervienen en el procesamiento de aspectos elaborados de la información sensorial específica de una modalidad sensorial, funcionalmente constituyen áreas de asociación sensorial unimodales. El resto de la corteza de asociación corresponde a áreas de asociación multimodales o polimodales que integran señales procedentes de dos o más áreas de asociación sensorial unimodal.
  • Los sistemas motores que intervienen en el control voluntario del sistema músculo-esquelético también están distribuidos por distintas divisiones del SNC.
  • En las vías motoras y sensoriales se produce cruce de vías al lado contralateral. Así como también hay vías que realizan un procesamiento en paralelo. Las vías discurren haciendo relevos secuenciales desde su origen hasta su destino procesando señales en niveles sucesivos del SNC.

 

 

 

 

UNA FORMA DE EXPLICAR LAS CONDUCTAS EXTREMAS DE GRUPOS (Ej: TERRORISTAS, ).

EL PRESENTE TRABAJO DE INVESTIGACIÓN SE HA EFECTUADO COMO ALUMNA DE LA CARRERA DE GRADO DE PSICOLOGÍA EN EL MARCO DE LA ASIGNATURA PSICOLOGÍA DE LOS GRUPOS.

UNED 2014/2015.

FUSIÓN DE IDENTIDAD Y LA REALIZACIÓN DE CONDUCTAS EXTREMAS A FAVOR DEL GRUPO.
María de los Angeles Casiello
Universidad de Educación a Distancia – UNED

Resumen: El objetivo del presente trabajo de investigación consistió en verificar si existen diferencias significativas entre las personas que están fusionadas con el grupo, en este caso su país, las cuales, tienen comportamientos extremos y reflejan comportamientos distintos a las personas no fusionadas. Contamos con una muestra de 150 personas, empleando una metodología correlacional que nos permitió afirmar que sí existen diferencias significativas entre las personas no fusionadas y las fusionadas con su grupo capaces de realizar conductas extremas por el mismo. Dicha conclusión no es coherente con la literatura vigente.
Abstrac: The objective of the present research work consisted of verifying if there are significant differences between people who are fused with the group, in this case his country, which have extreme behaviors and reflect different people not fused. We have a sample of 150 people, using a correlation methodology that allowed us to affirm that there are significant differences between persons not fused and the fused with his group capable of performing the same extreme behaviors. This conclusion is not consistent with the existing literature.

Introducción.
¿Cómo es posible que haya gente que esté dispuesta a hacer cualquier cosa por su grupo? ¿Qué les motiva a ser capaces de ejecutar conductas extremas como el sacrificio de su propia vida por su grupo? Según Alexandra Vázquez, la fusión de identidad es un desarrollo reciente que trata de explicar las relaciones entre el individuo y el grupo y su influencia sobre el comportamiento externo. La mayoría de la gente considera que salvar a otros del peligro es una acción noble e incluso heroica. Sin embargo, cuando llega el momento de tomar decisiones para salvar otras vidas, muchos se resisten a implicarse personalmente si el precio de la ayuda es alto. Esta es la conclusión de una línea de investigación basada en dilemas morales conocida como “el problema del tren” y propuesta originalmente por filósofos como Foot y Thomson.
La fusión de identidad es un sentimiento visceral de unión con el grupo. Esta unión permite que los límites entre uno mismo y el grupo sean permeables, de modo que el individuo fusionado percibe que él mismo y el grupo son una sola cosa. La consecuencia es que estas personas harían por el grupo lo que harían por sí mismos, y esto se refleja especialmente en la disposición a realizar comportamientos extremos por el grupo (Gómez, Morales, Hart, Vázquez y Swann, 2013). El constructo de la fusión de identidad está claramente relacionado con la identificación grupal. La identificación es alta en tanto que, como miembro de un grupo, el auto-concepto personal está de acuerdo con las características esperadas para un miembro prototípico del grupo (Gómez, A. 2008).
La investigación previa no ha explorado si la pertenencia grupal de los individuos implicados en el dilema afecta a las respuestas (Velázquez A, – 2010). Por ejemplo: la Teoría de la reducción de la incertidumbre trata de explicar por qué las personas deciden entrar en ciertos grupos llamados por Hogg “Totalistas”, tampoco logra explicar por qué ciertas personas que están muy identificadas con el grupo están dispuestas a hacer cualquier cosa por el grupo (Gómez A., 2010).

Objetivos. Hipótesis.
Con esta investigación pretendemos comprobar la relación existente entre las personas altamente fusionadas y la realización de conductas extremas a favor del grupo (país). Teniendo en cuenta la literatura previa, la hipótesis del presente estudio es que las personas fuertemente fusionadas estarían más dispuestas a sacrificar sus vidas por miembros de su grupo que las poco fusionadas.

H0: realizar conductas extremas como el sacrificar la vida por el grupo es independiente de si las personas están fusionadas con éste.
H1: existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste.

Método:
Se trata de un estudio correlacional, en la que se miden 2 o más variables y evaluamos su relación. En este caso la relación entre estar fusionado y la realización de conductas extremas a favor del grupo, sacrificar su vida por España (su grupo/país).

Participantes:
La muestra se compuso de 150 participantes de los cuales 100 eran hombres y 50 mujeres con una media de edad = 33,32.

Procedimiento:
En primer lugar la medida de relación con el país (fusión) como variable predictora del estudio, es decir si los participantes estaban o no fusionados con su país a través de un cuestionario consistente en una escala de fusión verbal (hasta qué punto sienten una “unión visceral” con su país). Se componía de 7 ítems tipo Likert con una escala que va de 0 (totalmente en desacuerdo) hasta 6 (totalmente de acuerdo). Las personas que puntúan alto en esta escala, están altamente fusionadas mientras que las que obtienen bajas puntuaciones, están poco fusionadas con su grupo-país.
Luego la respuesta a un dilema moral que los participantes debían leer antes de elegir entre no hacer nada y salvar su vida o sacrificar la vida por el bien del propio grupo y castigar así a quien ha hecho daño a su país (grupo) matando a 5 terroristas que acababan de atacar a España.

DILEMA MORAL:
Imagina que conduces un tren sin pasajeros. En un punto de tu ruta, la vía se bifurca en dos. En una de esas vías hay un grupo de terroristas islamistas que acaban de cometer un atentado con numerosas víctimas mortales y que tratan de escapar te acaban de informar por radio del atentado y de que los terroristas se encuentran en la vía a la que te aproximas. Tienes la opción de dirigir el tren a la vía de los cinco terroristas o seguir por la otra vía que está libre. Si eliges la vía de los cinco terroristas, no podrán escapar y los matarás, pero tú también morirás por el impacto. Si eliges la vía libre, no te pasará nada, pero los cinco terroristas escaparán.
Ante el dilema que te hemos presentado, ¿qué opción elegirías?
La vía libre. Los terroristas se escaparán, pero a mí no me pasará nada.
La vía en la que hay 5 terroristas, de modo que morirán ellos y yo también.

Variables:
Independiente: la fusión con el grupo.
Dependiente: sacrificarse para castigar a quien ha hecho daño a su grupo (en este caso matando a los 5 terroristas) o no hacer nada y salvar su propia vida.

Resultados.
Centrándonos en los participantes fuertemente fusionados:
Los participantes fuertemente fusionados que se sacrificaron representan el 28% sobre un total de 75 sujetos. n = 21
Los participantes que no se sacrificaron pese a estar fuertemente fusionados fueron n= 54 sujetos que representan el 72% del total de sujetos.
Refiriéndonos a los participantes pocos fusionados:
Los participantes pocos fusionados que se sacrificaron fueron: n = 49.
Los participantes poco fusionados que no se sacrificaron fueron: n =54.

Figura que representa los datos up supra citados:

Si analizáramos solamente los porcentajes obtenidos, diríamos que tenemos que aceptar nuestra H0; es decir que realizar conductas extremas como el sacrificar la vida por el grupo es independiente de si las personas están fusionadas con éste. Ya que las personas POCO FUSIONADAS, estarían MÁS dispuestas a SACRIFICARSE (65,30%) que las PERSONAS ALTAMENTE FUSIONADAS (28%). Para verificar esto, decidimos aplicar la prueba estadística X2 que desarrollamos a continuación.
Aplicaremos la prueba estadística X2 para dos muestras independientes elegidas al azar.
Nivel de significación y distribución muestral: sean λ=0.05 y N= 150 número total de participantes.
FRECUENCIAS OBSERVADAS O EMPÍRICAS
X Y
POCO FUSIONADOS 49 26 75
FUERTEMENTE FUSIONADOS 21 54 75
TOTAL 70 80 150

FRECUENCIAS TEÓRICAS
X Y
POCO FUSIONADOS 35 40 75
FUERTEMENTE FUSIONADOS 35 40 75
TOTAL 70 80 150

X2 = ((49-35) 〖^2〗)/35+((21-35) 〖^2〗)/35+((26-40) 〖^2〗)/40+((54-40) 〖^2〗)/40 = 21 valor empírico.
X2 0.05 (2-1) (2-1)= 3.841 valor teórico.
Nos basamos para respaldar dicha conclusión en el estadístico X2 que nos permite ver que hay demasiada discrepancia entre el valor teórico-crítico = 3.841< 21 empírico. Por lo tanto debemos rechazar la H0 y aceptar H1.: existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste.

Discusión.
Según los datos anteriores, podemos decir que se cumplen las predicciones que hemos planteado en la H1 existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste y que además, existe literatura científica previa que avala estos resultados. La investigación previa ha demostrado que las personas que están fusionadas con un grupo, en comparación con las que no están fusionadas, se muestran más dispuestas a luchar y morir por el grupo, realizan mayores donaciones económicas al grupo, presentan un mejor rendimiento en una tarea en un ordenador relacionada con el grupo, e incluso manifiestan estar dispuestas a sacrificarse saltando a la vía de un tren, si es necesario, para salvar a los miembros de su grupo (véase Swan, Jetten, Gómez, Whitehouse y Bastian, 2012). La identificación con el grupo no predice ninguna de estas variables (Gómez, Morales, Vázquez, y Swann, 2011). Cuando un marco situacional genera una preponderancia o saliencia de la autocategorización en niveles que definen al sujeto en función de sus similaridades con miembros de determinadas categorías y sus diferencias con otros se produciría un proceso de despersonalización, esto es un comportamiento basado en la percepción estereotípica que el sujeto tiene de las características y normas de conducta que corresponden a un miembro prototípico de los grupos o categorías sociales salientes (Turner, Hogg, Oaks, Reicher y Wetherell, 1987) (Scandroglio, B., López Martínez, J.S. y San José Sebastián, Mª. C., 2008). Es decir que en la identificación de grupo, la lealtad a éste, eclipsa el yo personal al igual que los lazos relacionales generados dentro del grupo.

¿Qué implicaciones o aplicaciones pueden tener los resultados obtenidos en la actualidad?
Consideramos que las medidas de fusión de identidad, pueden ponerse al servicio de otras investigaciones, como detectores de conductas-pro-grupo, incluyendo la aprobación de los comportamientos extremos como luchar y morir por el grupo.
Este tipo de investigación sería altamente útil en los cuerpos de seguridad del estado para tratar de comprender comportamientos de determinados colectivos sociales que ponen en peligro los derechos de la humanidad (ejemplo: grupos extremistas, terroristas, estrategia de guerra: kamikazes).

Referencias.
Del Río Sadornil, D. (2008). Métodos de Investigación en Educación – Volumen I. Procesos y diseños no complejos. Madrid.
Gómez, A., Morales, J.F., Hart, S., Vázquez, A., y Swann, Jr., W.B. (2013). Reacciones a ser rechazado socialmente: ¿luchar o no hacer nada? La fusión de la identidad como moderador de las respuestas al ostracismo. Ciencia Cognituva, 7: 1, 5-8.
Gómez, A., Morales, J.F., S.,Vázquez, A., y Swann, W.B., Jr. (2011). Rejected and excluded forevermore, but even more devoted: Irrevocable ostracism intensifies loyalty to the group among identity fused persons. Personality and Social Psychology Bulletin, 37, 1574-1586.
Gómez, A. (2008). Las raíces de la violencia en la adolescencia. Cuando el individuo está fusionado con el grupo. Ponencia I.
Swann, W. B.S Jr., Gómez, A.,Dovidio, J. F. Hart. S. & Jetten, J. (2010). Dying and Killing for One’s Group: Identity Fusion Moderates Responses to Intergroup Versions of the Trolley Problem. Psychological Science,21, 1176-1183.
Huici, C., Molero A, F., Gómez, A., Morales, J.F. Psicología de los Grupos. Editorial UNED. Madrid, 2012.
Scandroglio, B., López Martínez, J.S. y San José Sebastián, Mª. C., (2008) La teoría de la Identidad Social: una síntesis crítica de sus fundamentos, evidencias y controversias. Psicothema 2008 Vol. 20. nº 1. Pp. 80-89.

Enlaces
IDENTITY_FUSION
http://www.psychwiki.com/wiki/Identity_Fusion

LA PIEDRA DE SISIFO
http://lapiedradesisifo.com/2013/07/16/dilema-del-tren-matar%C3%ADas-a-una-persona-para-salvar-a-cinco/
HÉROES Y VILLANOS
http://alexandra-vazquez.webnode.es/news/heroes-y-villanos/

¿HABLAMOS DE DUELO? Por Casiello, María de los Angeles.

¿Quién no ha vivido un duelo? ¿Quién no se ha mudado y ha tenido que dejar atrás miles de recuerdos? ¿Quién no se enfrentado en alguna etapa de la vida al miedo a crecer, a madurar o envejecer e incluso a morir? ¿Quién no ha vivido un desamor, una separación o una ruptura? ¿Quién no ha tenido miedo al abandono, a la soledad…? ¿Quién no ha tenido que afrontar una enfermedad crónica, un diagnóstico inesperado?.. Podríamos seguir enumerando así situaciones de DUELO.

Tristeza

Y para colmo de males, desde pequeños nos enseñan a reprimir algunas de nuestras emociones, un claro ejemplo de ello es el famoso dicho “los hombre no lloran”, “no llores, no es nada”…cómo si llorar fuera un signo de debilidad, o algo prohibido. Llorar es una forma más de expresar en este caso el dolor que sentimos por una pérdida. Todas las emociones que reprimimos nos enferman. Así que como decía Antonio Gasalla: “Marta si queres llorar llorá.”

Porque llorar no sólo implica un desahogo emocional, sino también la liberación de toxinas de nuestro organismo. Es un proceso fisiológico que sirve para reducir el estrés que estamos experimentando. El contener las lágrimas aumenta nuestro malestar que se traduce en tensión física y psíquica.

Podemos definir el “duelo cómo la reacción normal ante una situación de pérdida”. La Asociación Internacional para el estudio del dolor lo define diciendo: “experiencia sensorial y emocional desagradable y que se asocia a una lesión real o potencial de los tejidos o que es descrita como tal por el paciente (…) el dolor es subjetivo. Cada individuo aprende a aplicar el término según sus experiencias (Ester Varas Doval, 2013)”.

Al decir que el DOLOR ES SUBJETIVO, se deja en claro en que existen tantas formas de duelo como personas. No hay dos personas que vivencien de la misma forma las pérdidas que vamos teniendo en el transcurso de la vida.

“El duelo es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida, tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a una nueva realidad. Elaborar el duelo, significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y soportar el sufrimiento y la frustración que comporta su ausencia (Ester Varas Doval, 2013)”.

Son múltiples el cúmulo de emociones que nos pueden aflorar desde la tristeza, el enfado, la ansiedad, la culpa, la impotencia, el alivio…debemos darnos permiso para aceptarlas y poder expresarlas.

También nuestro físico, se expresa en forma congruente con nuestras emociones, reflejando por ejemplo sensaciones de fatiga, debilidad o tensión muscular, opresión en el pecho o en la garganta, el nudo en el estómago, dolores de: cabeza, nuca, espalda, dolores de…., pérdida de apetito, etc.

Nuestra actitud y nuestros pensamientos, influyen en la forma en que elaboramos el Duelo, así como nuestra capacidad para identificar y poner nombre a nuestras emociones.

Siguiendo a Ester Varas Doval, 2013, diremos que “La emoción es un sentimiento producido por un pensamiento que conduce a respuestas biológicas, psicológicas y conductuales. Su reconocimiento y liberación producen alivio”.

Las emociones negativas, como la tristeza, el miedo, la ira, el asco, son indispensables para nuestra supervivencia. Son tan necesarias como las emociones positivas. Y en situaciones de duelo, generalmente abundan más las primeras que las segundas.

Variables a tener en cuenta: El vínculo (padre, hijo, amigo, conocido); las circunstancias (accidente, enfermedad, sorpresa…); la capacidad de adaptación ante situaciones adversas o estresantes (tipos y rasgos de personalidad); factores sociales (apoyos sociales, soledad, aislamiento, etc.)

No hay recetas sobre cómo afrontar el Duelo, pero sí debemos tener en cuenta que es importante aceptar y reconocer nuestras emociones, poder ponerlas en palabras, no reprimir nuestra tristeza y dejar aflorar las lágrimas. Buscar apoyos, evitar el aislamiento y permitirse sentir emociones negativas. No anclarse en el dolor, evitar la rumiación y dejarse ayudar. Que así como hay un tiempo para llorar, hay un tiempo para ir dejando entrar la luz del afecto y la alegría de vivir sin miedo a sentir.

Tengamos presente que sólo sienten dolor las personas que han amado y esto es un privilegio reservado a los amantes de la vida.

 

 

¿CÓMO PONER LÍMITES A LOS ADOLESCENTES? Mª. de los Angeles CASIELLO

Esta pregunta nos la hacemos a diario quienes tienen hijos o trabajan con ellos. Sabemos mucha teoría sobre los cambios hormonales, la llamamos la edad del pavo y aun así nos sorprendemos al verlos cuando están en la luna.

El temor como padres y educadores, a veces nos lleva a actuar de manera sobreprotectora o los dejamos al libre albedrío. Desde luego, que las normas son necesarias, si queremos personas responsables, equilibradas y asertivas.

Equilibrar la balanza parece muy difícil, pero no imposible. Estas son simplemente una sugerencia que cada uno debe adaptar a su realidad. No existen recetas a la hora de relacionarnos. Y como buenos humanos que somos, no estamos exentos de equivocarnos.

Yo también fui adolescente
Yo también fui adolescente

“MANOS A LA NORMA”

  1. Establecer normas y consecuencias que acarrea su incumplimiento. Que no os digan…Yo no sabía!!! No me lo dijiste!!! El establecerlas en forma conjunta es una forma muy eficaz, ya que no estamos subestimando su capacidad y su compromiso será mayor. E incluso podéis escribirlas en un papel a la vista de todos. Pues las normas son necesarias siempre para una buena convivencia.
  2. Si la norma fue incumplida, aplicar la sanción correspondiente. No hay excepciones. NO DUDES!!! Debes mantenerte en tu línea. Ellos siempre ponen a prueba nuestra paciencia y conocen nuestras debilidades. No es una pulseada; simplemente todos somos responsables de nuestros actos. (Si faltamos al trabajo nos descuentan el día; si no pagamos las cuentas…el banco nos cobra intereses). Pues, si su hijo no estudia, no entrega los deberes…no aprobará. Entonces, qué harás?
  3. No amenaces si luego no vas a cumplir. Pues se dará cuenta de que no controlas la situación. Ellos son aún menores e incapaces legalmente. Son nuestra responsabilidad. Hay decisiones que debemos asumir por el rol de padres o educadores y no pueden quedar en sus manos.
  4. Trabajen juntos en las consecuencias de sus actos. Acuerden cómo debe reparar lo que hizo y tenga en cuenta que la sanción debe ser proporcional a la falta. Sea concreto y preciso. Si no hace los deberes…no le devolverá el móvil. No mirará su programa de TV favorito.

    Su participación en establecimiento de normas es muy importante, porque le estaremos dando protagonismo, sin subestimar su capacidad y deberá hacerse cargo de sus propias palabras.

  5. Propiciar el refuerzo positivo: cada cosa que haga bien, por insignificante que parezca. Si sacó una buena nota, no esperes al 10 para felicitarlo; dile cuánto lo quieres; abrázalo, aunque te diga que no seas pesada.
  6. Compartir la responsabilidad desde la cotidianeidad, que ponga la mesa, ordene su habitación y algún espacio en común como el comedor; que haga alguna compra para la casa; que ayude en la cocina o en el jardín. De esta forma se sentirá útil y parte importante de la familia.
  7. Educamos más con el ejemplo que con las palabras. Nuestros actos reflejan cómo nos movemos en el mundo de los adultos.
  8. Permitirle decidir sobre algunas cosas y pedirle su opinión. Por ejemplo. Que organice su tiempo de estudio; que elija qué tareas del hogar va a asumir.
  9. Exigir mucho en poco: es decir que debemos ser coherentes con lo que les pedimos y con lo que ellos se comprometieron hacer. Si acordaron que 1º hace los deberes y luego hará una actividad que le guste. Que así sea. Cuando ven que no cambiamos de opinión pese a su insistencia, mala cara… o a la presencia de otras personas, aprenderá a respetar tu palabra. Si la cambias cada día te cuestionará todo.

     

    Aún así, TODOS DESAFIAMOS ALGUNA VEZ LAS NORMAS. Si su hijo lo hace no se asuste, ni salga corriendo. Necesitan saber que sus padres estarán allí, para retarles y sancionarles, para darles cariño, seguridad, firmeza. Procure controlar sus emociones – tarea difícil, pero no imposible. Es usted el adulto, no un adolescente más, ni su colega.

    Ellos buscan reafirmarse. Encontrar su identidad, su lugar. Quieren ser independientes. Y en esa constante búsqueda comenten errores.

     

    CONSEJOS PARA PADRES DE ADOLESCENTES QUE NECESITAN UNA ESTRUCTURA MÁS FIRME PARA SALIR ADELANTE:

     

EN CASA Sanción acordada
¿Qué puede hacer después del cole? ¿Qué no puede hacer después del cole?  

¿Cuándo tiene que hacer los deberes?  
 
¿Cuándo, dónde y cuánto tiempo puede utilizar el móvil?  
 
¿Cuándo debe usar el ordenador? ¿Con qué fin? y en algunos casos ¿cuánto tiempo?  
 
¿A qué hora tiene que estar en casa entre semana? ¿Y los fines de semana?  
 
¿A qué tipo de fiestas puede ir y con quién?  
   
¿Cuándo puede ir en coche sola/o? o en coche de otra persona? ¿Por qué?  
 

 

(Como maestra y psicopedagoga las normas las hacíamos entre todos y estaban a la vista de todos para que a nadie se le olvide… Ustedes pueden hacer lo mismo).

 

TODOS SOMOS DIFERENTES, EL DESAFÍO COMO EDUCADORES, ES DESCUBRIR QUÉ TIPO DE LÍMITES NECESITAN NUESTROS ADOLESCENTES.