¿HABLAMOS DE DUELO? Por Casiello, María de los Angeles.

Origen: ¿HABLAMOS DE DUELO? Por Casiello, María de los Angeles.

Anuncios

UNA FORMA DE EXPLICAR LAS CONDUCTAS EXTREMAS DE GRUPOS (Ej: TERRORISTAS, ).

EL PRESENTE TRABAJO DE INVESTIGACIÓN SE HA EFECTUADO COMO ALUMNA DE LA CARRERA DE GRADO DE PSICOLOGÍA EN EL MARCO DE LA ASIGNATURA PSICOLOGÍA DE LOS GRUPOS.

UNED 2014/2015.

FUSIÓN DE IDENTIDAD Y LA REALIZACIÓN DE CONDUCTAS EXTREMAS A FAVOR DEL GRUPO.
María de los Angeles Casiello
Universidad de Educación a Distancia – UNED

Resumen: El objetivo del presente trabajo de investigación consistió en verificar si existen diferencias significativas entre las personas que están fusionadas con el grupo, en este caso su país, las cuales, tienen comportamientos extremos y reflejan comportamientos distintos a las personas no fusionadas. Contamos con una muestra de 150 personas, empleando una metodología correlacional que nos permitió afirmar que sí existen diferencias significativas entre las personas no fusionadas y las fusionadas con su grupo capaces de realizar conductas extremas por el mismo. Dicha conclusión no es coherente con la literatura vigente.
Abstrac: The objective of the present research work consisted of verifying if there are significant differences between people who are fused with the group, in this case his country, which have extreme behaviors and reflect different people not fused. We have a sample of 150 people, using a correlation methodology that allowed us to affirm that there are significant differences between persons not fused and the fused with his group capable of performing the same extreme behaviors. This conclusion is not consistent with the existing literature.

Introducción.
¿Cómo es posible que haya gente que esté dispuesta a hacer cualquier cosa por su grupo? ¿Qué les motiva a ser capaces de ejecutar conductas extremas como el sacrificio de su propia vida por su grupo? Según Alexandra Vázquez, la fusión de identidad es un desarrollo reciente que trata de explicar las relaciones entre el individuo y el grupo y su influencia sobre el comportamiento externo. La mayoría de la gente considera que salvar a otros del peligro es una acción noble e incluso heroica. Sin embargo, cuando llega el momento de tomar decisiones para salvar otras vidas, muchos se resisten a implicarse personalmente si el precio de la ayuda es alto. Esta es la conclusión de una línea de investigación basada en dilemas morales conocida como “el problema del tren” y propuesta originalmente por filósofos como Foot y Thomson.
La fusión de identidad es un sentimiento visceral de unión con el grupo. Esta unión permite que los límites entre uno mismo y el grupo sean permeables, de modo que el individuo fusionado percibe que él mismo y el grupo son una sola cosa. La consecuencia es que estas personas harían por el grupo lo que harían por sí mismos, y esto se refleja especialmente en la disposición a realizar comportamientos extremos por el grupo (Gómez, Morales, Hart, Vázquez y Swann, 2013). El constructo de la fusión de identidad está claramente relacionado con la identificación grupal. La identificación es alta en tanto que, como miembro de un grupo, el auto-concepto personal está de acuerdo con las características esperadas para un miembro prototípico del grupo (Gómez, A. 2008).
La investigación previa no ha explorado si la pertenencia grupal de los individuos implicados en el dilema afecta a las respuestas (Velázquez A, – 2010). Por ejemplo: la Teoría de la reducción de la incertidumbre trata de explicar por qué las personas deciden entrar en ciertos grupos llamados por Hogg “Totalistas”, tampoco logra explicar por qué ciertas personas que están muy identificadas con el grupo están dispuestas a hacer cualquier cosa por el grupo (Gómez A., 2010).

Objetivos. Hipótesis.
Con esta investigación pretendemos comprobar la relación existente entre las personas altamente fusionadas y la realización de conductas extremas a favor del grupo (país). Teniendo en cuenta la literatura previa, la hipótesis del presente estudio es que las personas fuertemente fusionadas estarían más dispuestas a sacrificar sus vidas por miembros de su grupo que las poco fusionadas.

H0: realizar conductas extremas como el sacrificar la vida por el grupo es independiente de si las personas están fusionadas con éste.
H1: existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste.

Método:
Se trata de un estudio correlacional, en la que se miden 2 o más variables y evaluamos su relación. En este caso la relación entre estar fusionado y la realización de conductas extremas a favor del grupo, sacrificar su vida por España (su grupo/país).

Participantes:
La muestra se compuso de 150 participantes de los cuales 100 eran hombres y 50 mujeres con una media de edad = 33,32.

Procedimiento:
En primer lugar la medida de relación con el país (fusión) como variable predictora del estudio, es decir si los participantes estaban o no fusionados con su país a través de un cuestionario consistente en una escala de fusión verbal (hasta qué punto sienten una “unión visceral” con su país). Se componía de 7 ítems tipo Likert con una escala que va de 0 (totalmente en desacuerdo) hasta 6 (totalmente de acuerdo). Las personas que puntúan alto en esta escala, están altamente fusionadas mientras que las que obtienen bajas puntuaciones, están poco fusionadas con su grupo-país.
Luego la respuesta a un dilema moral que los participantes debían leer antes de elegir entre no hacer nada y salvar su vida o sacrificar la vida por el bien del propio grupo y castigar así a quien ha hecho daño a su país (grupo) matando a 5 terroristas que acababan de atacar a España.

DILEMA MORAL:
Imagina que conduces un tren sin pasajeros. En un punto de tu ruta, la vía se bifurca en dos. En una de esas vías hay un grupo de terroristas islamistas que acaban de cometer un atentado con numerosas víctimas mortales y que tratan de escapar te acaban de informar por radio del atentado y de que los terroristas se encuentran en la vía a la que te aproximas. Tienes la opción de dirigir el tren a la vía de los cinco terroristas o seguir por la otra vía que está libre. Si eliges la vía de los cinco terroristas, no podrán escapar y los matarás, pero tú también morirás por el impacto. Si eliges la vía libre, no te pasará nada, pero los cinco terroristas escaparán.
Ante el dilema que te hemos presentado, ¿qué opción elegirías?
La vía libre. Los terroristas se escaparán, pero a mí no me pasará nada.
La vía en la que hay 5 terroristas, de modo que morirán ellos y yo también.

Variables:
Independiente: la fusión con el grupo.
Dependiente: sacrificarse para castigar a quien ha hecho daño a su grupo (en este caso matando a los 5 terroristas) o no hacer nada y salvar su propia vida.

Resultados.
Centrándonos en los participantes fuertemente fusionados:
Los participantes fuertemente fusionados que se sacrificaron representan el 28% sobre un total de 75 sujetos. n = 21
Los participantes que no se sacrificaron pese a estar fuertemente fusionados fueron n= 54 sujetos que representan el 72% del total de sujetos.
Refiriéndonos a los participantes pocos fusionados:
Los participantes pocos fusionados que se sacrificaron fueron: n = 49.
Los participantes poco fusionados que no se sacrificaron fueron: n =54.

Figura que representa los datos up supra citados:

Si analizáramos solamente los porcentajes obtenidos, diríamos que tenemos que aceptar nuestra H0; es decir que realizar conductas extremas como el sacrificar la vida por el grupo es independiente de si las personas están fusionadas con éste. Ya que las personas POCO FUSIONADAS, estarían MÁS dispuestas a SACRIFICARSE (65,30%) que las PERSONAS ALTAMENTE FUSIONADAS (28%). Para verificar esto, decidimos aplicar la prueba estadística X2 que desarrollamos a continuación.
Aplicaremos la prueba estadística X2 para dos muestras independientes elegidas al azar.
Nivel de significación y distribución muestral: sean λ=0.05 y N= 150 número total de participantes.
FRECUENCIAS OBSERVADAS O EMPÍRICAS
X Y
POCO FUSIONADOS 49 26 75
FUERTEMENTE FUSIONADOS 21 54 75
TOTAL 70 80 150

FRECUENCIAS TEÓRICAS
X Y
POCO FUSIONADOS 35 40 75
FUERTEMENTE FUSIONADOS 35 40 75
TOTAL 70 80 150

X2 = ((49-35) 〖^2〗)/35+((21-35) 〖^2〗)/35+((26-40) 〖^2〗)/40+((54-40) 〖^2〗)/40 = 21 valor empírico.
X2 0.05 (2-1) (2-1)= 3.841 valor teórico.
Nos basamos para respaldar dicha conclusión en el estadístico X2 que nos permite ver que hay demasiada discrepancia entre el valor teórico-crítico = 3.841< 21 empírico. Por lo tanto debemos rechazar la H0 y aceptar H1.: existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste.

Discusión.
Según los datos anteriores, podemos decir que se cumplen las predicciones que hemos planteado en la H1 existe una relación directa entre realizar conductas extremas como sacrificar la vida por el grupo y el grado de fusión con éste y que además, existe literatura científica previa que avala estos resultados. La investigación previa ha demostrado que las personas que están fusionadas con un grupo, en comparación con las que no están fusionadas, se muestran más dispuestas a luchar y morir por el grupo, realizan mayores donaciones económicas al grupo, presentan un mejor rendimiento en una tarea en un ordenador relacionada con el grupo, e incluso manifiestan estar dispuestas a sacrificarse saltando a la vía de un tren, si es necesario, para salvar a los miembros de su grupo (véase Swan, Jetten, Gómez, Whitehouse y Bastian, 2012). La identificación con el grupo no predice ninguna de estas variables (Gómez, Morales, Vázquez, y Swann, 2011). Cuando un marco situacional genera una preponderancia o saliencia de la autocategorización en niveles que definen al sujeto en función de sus similaridades con miembros de determinadas categorías y sus diferencias con otros se produciría un proceso de despersonalización, esto es un comportamiento basado en la percepción estereotípica que el sujeto tiene de las características y normas de conducta que corresponden a un miembro prototípico de los grupos o categorías sociales salientes (Turner, Hogg, Oaks, Reicher y Wetherell, 1987) (Scandroglio, B., López Martínez, J.S. y San José Sebastián, Mª. C., 2008). Es decir que en la identificación de grupo, la lealtad a éste, eclipsa el yo personal al igual que los lazos relacionales generados dentro del grupo.

¿Qué implicaciones o aplicaciones pueden tener los resultados obtenidos en la actualidad?
Consideramos que las medidas de fusión de identidad, pueden ponerse al servicio de otras investigaciones, como detectores de conductas-pro-grupo, incluyendo la aprobación de los comportamientos extremos como luchar y morir por el grupo.
Este tipo de investigación sería altamente útil en los cuerpos de seguridad del estado para tratar de comprender comportamientos de determinados colectivos sociales que ponen en peligro los derechos de la humanidad (ejemplo: grupos extremistas, terroristas, estrategia de guerra: kamikazes).

Referencias.
Del Río Sadornil, D. (2008). Métodos de Investigación en Educación – Volumen I. Procesos y diseños no complejos. Madrid.
Gómez, A., Morales, J.F., Hart, S., Vázquez, A., y Swann, Jr., W.B. (2013). Reacciones a ser rechazado socialmente: ¿luchar o no hacer nada? La fusión de la identidad como moderador de las respuestas al ostracismo. Ciencia Cognituva, 7: 1, 5-8.
Gómez, A., Morales, J.F., S.,Vázquez, A., y Swann, W.B., Jr. (2011). Rejected and excluded forevermore, but even more devoted: Irrevocable ostracism intensifies loyalty to the group among identity fused persons. Personality and Social Psychology Bulletin, 37, 1574-1586.
Gómez, A. (2008). Las raíces de la violencia en la adolescencia. Cuando el individuo está fusionado con el grupo. Ponencia I.
Swann, W. B.S Jr., Gómez, A.,Dovidio, J. F. Hart. S. & Jetten, J. (2010). Dying and Killing for One’s Group: Identity Fusion Moderates Responses to Intergroup Versions of the Trolley Problem. Psychological Science,21, 1176-1183.
Huici, C., Molero A, F., Gómez, A., Morales, J.F. Psicología de los Grupos. Editorial UNED. Madrid, 2012.
Scandroglio, B., López Martínez, J.S. y San José Sebastián, Mª. C., (2008) La teoría de la Identidad Social: una síntesis crítica de sus fundamentos, evidencias y controversias. Psicothema 2008 Vol. 20. nº 1. Pp. 80-89.

Enlaces
IDENTITY_FUSION
http://www.psychwiki.com/wiki/Identity_Fusion

LA PIEDRA DE SISIFO
http://lapiedradesisifo.com/2013/07/16/dilema-del-tren-matar%C3%ADas-a-una-persona-para-salvar-a-cinco/
HÉROES Y VILLANOS
http://alexandra-vazquez.webnode.es/news/heroes-y-villanos/

¿HABLAMOS DE DUELO? Por Casiello, María de los Angeles.

¿Quién no ha vivido un duelo? ¿Quién no se ha mudado y ha tenido que dejar atrás miles de recuerdos? ¿Quién no se enfrentado en alguna etapa de la vida al miedo a crecer, a madurar o envejecer e incluso a morir? ¿Quién no ha vivido un desamor, una separación o una ruptura? ¿Quién no ha tenido miedo al abandono, a la soledad…? ¿Quién no ha tenido que afrontar una enfermedad crónica, un diagnóstico inesperado?.. Podríamos seguir enumerando así situaciones de DUELO.

Tristeza

Y para colmo de males, desde pequeños nos enseñan a reprimir algunas de nuestras emociones, un claro ejemplo de ello es el famoso dicho “los hombre no lloran”, “no llores, no es nada”…cómo si llorar fuera un signo de debilidad, o algo prohibido. Llorar es una forma más de expresar en este caso el dolor que sentimos por una pérdida. Todas las emociones que reprimimos nos enferman. Así que como decía Antonio Gasalla: “Marta si queres llorar llorá.”

Porque llorar no sólo implica un desahogo emocional, sino también la liberación de toxinas de nuestro organismo. Es un proceso fisiológico que sirve para reducir el estrés que estamos experimentando. El contener las lágrimas aumenta nuestro malestar que se traduce en tensión física y psíquica.

Podemos definir el “duelo cómo la reacción normal ante una situación de pérdida”. La Asociación Internacional para el estudio del dolor lo define diciendo: “experiencia sensorial y emocional desagradable y que se asocia a una lesión real o potencial de los tejidos o que es descrita como tal por el paciente (…) el dolor es subjetivo. Cada individuo aprende a aplicar el término según sus experiencias (Ester Varas Doval, 2013)”.

Al decir que el DOLOR ES SUBJETIVO, se deja en claro en que existen tantas formas de duelo como personas. No hay dos personas que vivencien de la misma forma las pérdidas que vamos teniendo en el transcurso de la vida.

“El duelo es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida, tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a una nueva realidad. Elaborar el duelo, significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y soportar el sufrimiento y la frustración que comporta su ausencia (Ester Varas Doval, 2013)”.

Son múltiples el cúmulo de emociones que nos pueden aflorar desde la tristeza, el enfado, la ansiedad, la culpa, la impotencia, el alivio…debemos darnos permiso para aceptarlas y poder expresarlas.

También nuestro físico, se expresa en forma congruente con nuestras emociones, reflejando por ejemplo sensaciones de fatiga, debilidad o tensión muscular, opresión en el pecho o en la garganta, el nudo en el estómago, dolores de: cabeza, nuca, espalda, dolores de…., pérdida de apetito, etc.

Nuestra actitud y nuestros pensamientos, influyen en la forma en que elaboramos el Duelo, así como nuestra capacidad para identificar y poner nombre a nuestras emociones.

Siguiendo a Ester Varas Doval, 2013, diremos que “La emoción es un sentimiento producido por un pensamiento que conduce a respuestas biológicas, psicológicas y conductuales. Su reconocimiento y liberación producen alivio”.

Las emociones negativas, como la tristeza, el miedo, la ira, el asco, son indispensables para nuestra supervivencia. Son tan necesarias como las emociones positivas. Y en situaciones de duelo, generalmente abundan más las primeras que las segundas.

Variables a tener en cuenta: El vínculo (padre, hijo, amigo, conocido); las circunstancias (accidente, enfermedad, sorpresa…); la capacidad de adaptación ante situaciones adversas o estresantes (tipos y rasgos de personalidad); factores sociales (apoyos sociales, soledad, aislamiento, etc.)

No hay recetas sobre cómo afrontar el Duelo, pero sí debemos tener en cuenta que es importante aceptar y reconocer nuestras emociones, poder ponerlas en palabras, no reprimir nuestra tristeza y dejar aflorar las lágrimas. Buscar apoyos, evitar el aislamiento y permitirse sentir emociones negativas. No anclarse en el dolor, evitar la rumiación y dejarse ayudar. Que así como hay un tiempo para llorar, hay un tiempo para ir dejando entrar la luz del afecto y la alegría de vivir sin miedo a sentir.

Tengamos presente que sólo sienten dolor las personas que han amado y esto es un privilegio reservado a los amantes de la vida.