MEMORIA IMPLÍCITA Y EXPLÍCITA EVALUADAS CON LA TAREA DE COMPLECCIÓN DE RAÍCES. Mª. Angeles CASIELLO

El presente trabajo fue realizado como alumna de la asignatura de Psicología de la Memoria de la Uned.

María de los Ángeles Casiello – UNED – MADRID

  1. RESUMEN.

En este trabajo hemos abordado a través de dos diseños experimentales independientes, a. el estatus de la memoria implícita a través de una prueba de Complección de raíces de palabras y verificar así, la existencia de priming perceptivo intra-modal (visión-visión). b. confirmar la existencia de memoria explícita a través de una prueba de recuerdo señalado de raíces de palabras. Para ello veremos si hay más aciertos que errores o viceversa. Para ambas situaciones experimentales, hemos utilizados la misma muestra de sujetos – diseño intra-sujeto; 12 adultos jóvenes con edades comprendidas entre 25 y 35 años, los cuales desconocían el objetivo del experimento.

Los resultados muestran la presencia de un priming perceptivo o de repetición altamente significativo, en virtud de que los participantes se han visto beneficiados por el hecho de haber estudiado en la fase de codificación una serie de estímulos “palabras”.

Las conclusiones son que estamos ante dos tipos de memoria diferente, con características distintivas que nos permiten diferenciar una de otra.

  1. INTRODUCCIÓN.

La memoria, es un proceso psicológico que sirve para almacenar información codificada. Dicha información, puede ser recuperada, unas veces de forma voluntaria y consciente y otras de manera involuntaria (S. Ballesteros, 1999) Los intentos de discriminar entre estos dos sistemas de memoria, se han centrado en mostrar disociaciones funcionales entre tareas que impliquen a uno u otro tipo de sistemas ( Bajo M.T., Puerta-Melguizo, M.C. y Gómez Ariza, C., 1999).

La distinción entre memoria implícita y memoria explícita ha llevado asociada la utilización de determinados tipos de tareas (Richardson-Klavenhijn, Gardiner y Java, 1996).

Por definición, las pruebas de memoria explícita exigen la recuperación voluntaria de un evento previamente almacenado en la memoria. La recuperación es intencional y la personas es consciente del producto recuperado. Por el contrario, las pruebas de memoria implícita no requieren recuperación intencional de la información previamente almacenada en la memoria. Por lo general, en estas pruebas se pide a la persona que nombre, identifique, categorice o evalúe el estímulo en función de alguna dimensión. En estas pruebas se dice que existe memoria implícita cuando la actuación en la tarea es mejor con los estímulos presentados previamente (en la fase de estudio) que con los estímulos nuevos (Ballesteros, S. 1999). Las pruebas utilizadas para evaluar la memoria implícita son todas aquellas pruebas indirectas, también llamadas incidentales o automáticas (S.Ballesteros,2012).

Las pruebas de memoria explícita (recuerdo, reconocimiento) se ven muy influidas, por las instrucciones que se proporcionan a los observadores durante la fase de codificación. las instrucciones que requieren el procesamiento profundo o significativo, producen mejor actuación que las que se basan en una codificación superficial de los mismos, en función de sus rasgos físicos (codificación superficial). Como las pruebas de priming perceptivo utilizadas para evaluar la memoria implícita, se basan precisamente en esos rasgos físicos, se espera que el tipo de codificación de los estímulos (superficial o profundo) no influya en el priming, o si lo hace sea en muy poca medida.(S.Ballesteros,2012). Siendo el priming la mejor actuación en términos de precisión y/o de tiempo de respuesta con los estímulos presentados previamente durante la fase de codificación, en comparación con los estímulos nuevos, sin que la persona intente recuperar de manera voluntaria e intencional la información, previamente presentada durante la fase de estudio (o fase de codificación) (Mª. T. Redondo, J. M. Reales y S. Ballesteros, 2010).

 

  1. MÉTODO.

Participantes: 12 adultos jóvenes con edades comprendidas entre 25 y 35 años.

Estímulos y Materiales: 4 listas de 20 palabras cada una. En la prueba de memoria implícita se utilizaron las listas 1 y 2 de la siguiente manera: una de ellas en la fase de estudio, que fueron las palabras estudiadas presentadas como palabras completas 20 (contrabalanceo de lista 1 y 2) y las otras 20 se presentaron en la fase de prueba de memoria como lista de palabras no estudiadas, cuyas raíces estaba compuestas por las 3 primeras letras. Éstas a su vez, se presentaron entremezcladas al azar con las raíces respectivas de las palabras estudiadas. (40 raíces de palabras). Y aplicamos así la tarea de Complección de raíces de palabras. Para evaluar la memoria explícita utilizaron las listas 3y 4. Fase de estudio: las palabras ha estudiar se presentaron como palabras completas (contrabalanceo de lista 3y 4). Fases de prueba: se presentaron las raíces en la fase de recuerdo señalado entremezcladas al azar, con las raíces de la lista de palabras no estudiadas. Aplicamos el CONTRABALANCEO, en función de las 4 condiciones Tipo de tarea: M. Implícita – M. Explícita y Tipo de estímulo: estudiado-no estudiado. Con el objeto de que todas las listas tengan las mismas oportunidades de aparecer en las distintas condiciones.

Diseño. Se trata de dos diseño experimentales distintos de medidas repetidas, evitando la varianza de error producida por las diferencias individuales por medio de una estrategia muy sencilla observar a los mismos sujetos en todos los niveles de tratamiento. Con la ventaja de que este tipo de diseño requiere de una muestra de tamaño menor. Se les denomina también, diseño con los mismos sujetos, intra-sujetos.

Procedimiento. Los sujetos realizaron las tareas experimentales de forma individual. La tarea de memoria implícita, fue la primera en realizarse con el objeto de evitar la contaminación de la memoria explícita. Orden de realización: 1. prueba de memoria implícita: tarea de priming de raíces de palabras. Fase de estudio:se presentó a cada participante de una en una las 20 palabras de la lista 1( o 2). según correspondía en orden aleatorio. Se le asignó la tarea de contar y decir lo antes posible el número de letras de cada palabra (codificación superficial). Al culminar dicha tarea, se le pidió al participante que realizara una tarea de relleno de 5 minutos de duración (ejemplo: pintar de amarillo las vocales de un texto). Pasado esos 5 minutos, de forma incidental, presentamos de una en una las raíces de palabras (20 estudiadas y 20 no estudiadas) con el objeto de que completara lo más rápidamente posible cada raíz con la primera palabra que le venía a la mente. Prueba de memoria explícita: Tarea de recuerdo señalado de raíces de palabras. Fase de estudio: se le presentó a cada participante las 20 palabras de la lista correspondiente y se le solicitó que las tratase de “aprender de memoria”. Al concluir, el participante realizó una tarea de relleno de 5 minutos de duración. Acto seguido, realizó la prueba de recuerdo señalado con las raíces de las palabras estudiadas y las palabras de la lista no estudiada, presentadas en un orden aleatorio con la consigna de que debía completar los inicios de las palabras con una de las palabras estudiadas.

Análisis de Datos Estadísticos para la Memoria Implícita.

Tabla 3.7. Proporciones medias obtenidas en la prueba de Priming de raíces de palabras.

sujeto Proporción raices completadas estudiadas (ver pag. 110 prácticas) Proporción raices completadas no estudiadas Priming
1 0,20 0,15 0,05
2 0,25 0,15 0,10
3 0,25 0,20 0,05
4 0,30 0,20 0,10
5 0,25 0,10 0,15
6 0,10 0,05 0,05
7 0,15 0,05 0,10
8 0,20 0,15 0,05
9 0,30 0,10 0,20
10 0,25 0,15 0,10
11 0,25 0,20 0,15
12 0,20 0,10 0,10
proporcion media (DT) memoria implícita 0,23 0,13 0,10

 

La tabla 3.7 refleja las proporciones medias obtenidas en la prueba de priming de raíces de palabras. En base a sus datos, hemos aplicado la prueba T de Student para grupos pareados o muestras no independientes, ya que las dos medias, se han obtenido de los mismos sujetos, dándonos los siguientes resultados: medias de palabras estudiadas =0,23; medias de palabras no estudiadas = 0,13. Diferencia entre medias/ PRIMING = 0,10; T crítico = 2,201; T empírico =6,77; g.l.= 11; p= 0,001. Sometimos a prueba la hipótesis (nula) de que la proporción de raíces completadas con palabras estudiadas no es mayor que la proporción de palabras no estudiadas. Obteniendo T empírico =6,77 siendo significativamente mayor que el T crítico= 2,201 para alfa=o,5 a un NC. de 95% podemos afirmar que hay memoria implícita. Además, la proporción media de raíces completadas con palabras estudiadas, es significativamente superior a la proporción media de raíces completadas con palabras de la lista no estudiada y que las diferencias entre ambos valores, no se deben al azar sino que son diferencias verdaderas con una probabilidad inferior al 0,05, por lo que podemos concluir que existe priming.

Análisis de Datos Estadísticos para la Memoria Explícita.

Tabla 3.8. Proporciones medias obtenidas en la prueba de Recuerdo señalado de raíces de palabras.

sujeto Proporción Aciertos (ver pag. 112 prácticas) Proporción Falsas-alarmas Proporcion Aciertos-Falsas Alarmas
1 0,60 0,20 0,40
2 0,50 0,10 0,40
3 0,50 0,15 0,35
4 0,40 0,10 0,30
5 0,65 0,20 0,45
6 0,65 0,05 0,60
7 0,45 0,15 0,30
8 0,55 0,20 0,35
9 0,45 0,20 0,25
10 0,80 0,15 0,65
11 0,70 0,20 0,50
12 0,75 0,15 0,60
proporcion media (DT) memoria explícita 0,58 0,15 0,43

 

La tabla 3.8, muestra la proporción de aciertos y de falsas alarmas, así como la diferencia entre estos. Como las dos medias – aciertos y errores- se han obtenido de los mismos individuos, hemos aplicado la prueba T de Student para grupos pareados.. Sometimos a prueba la hipótesis (nula) de que la proporción de aciertos no es mayor que la proporción de errores. Los resultados fueron: Proporción media de aciertos= 0,58; proporción media de falsas alarmas =0,15; proporción de aciertos menos falsa alarmas =0,43; T crítico = 1,796 ; T empírico =11,24 ; g.l.= 11; p= 0,001.Por lo tanto podemos decir que al ser el T empírico = 11,24 es significativamente mayor que el T crítico= 1, 796 para alfa=o,5 a un NC. de 95% podemos afirmar que hay memoria explícita.

  1. DISCUSIÓN.

El principal objetivo de este estudio fue investigar el funcionamiento de la memoria implícita y explícita en un grupo de adultos jóvenes sanos, evaluadas con la tarea de Complección de raíces de palabras. En virtud de los resultados obtenidos en el caso de la memoria implícita, podemos decir que la codificación superficial de los estímulos, en este caso, contar el número de letras que componían cada palabra (fase de prueba o codificación), produjo priming. Con lo cual los participantes se han beneficiado con la presentación de las palabras en la primera fase del experimento. La demostración de la existencia de priming o facilitación es la forma de mostrar que existe memoria implícita , una forma de memoria a largo plazo (S. Ballesteros, 2012). La investigación realizada a finales de los ochenta y comienzos de los noventa mostró la existencia de este tipo de memoria no consciente no sólo para estímulos familiares de los que existían representaciones mentales previas, sino también para estímulos no famiiares (S. Ballesteros, 2012).

A través de la prueba de recuerdo señalado de raíces de palabras hemos podido confirmar nuestra hipótesis sobre la memoria explícita. La presentación de un indicio o clave de recuerdo podría evocar el recuerdo explícito tan rápidamente como lo hace la presentación de la palabra entera. Todo esto confirma la propuesta de que el “recuerdo señalado” podría reflejar el resultado de procesos directos de recuperación (Toth, Reingold y Jacoby, 1994). Por otra parte, en relación con las pruebas de memoria de “recuerdo”, varias teorías sobre la recuperación explícita de la información postulan la existencia de distintos procesos cognitivos de búsqueda, recuperación y control de la información previamente almacenada (Tulving y Thomson, 1973; Burgess y Shallice, 1996) (Osorio, Z, 2009).

 

  1. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

    Bajo, M.T., Puerta-Melguizo, M.C, y Gómez-Ariza, C. (1999). Representación semántica y fonológica de dibujos y palabras: Acceso diferencial o sistemas de memoria. Psicothema, 11, 873-889.

    Ballesteros, S. (1999). Memoria humana: investigación y teoría. Psicothema, 99, 705.

    Ballesteros, S. (2012) Psicología de la Memoria. Estructuras, Procesos, Sistemas. 52,267,268,293,294.

    Ballesteros, S. (2012) Prácticas de Psicología de la Memoria. Estructuras, Procesos, Sistemas. Manual de prácticas y cuaderno de trabajo. 32

    Del Río Sadornil, D. (2003) Métodos de investigación en educación. Vol I. Procesos y diseños no complejos. 713.

    León, O.G. y Montero, I. (2003) Métodos de Investigación en psicología y educación. 233.

    Light, L.L. y Singh, A. (1987). Implicit and explicit memory in young and older adults. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 13, 531-541.

    Redondo,Mª. T.; Reales J. M. y Ballesteros,S. (2010). Memoria implícita y explícita en mayores no dementes con trastornos metabólicos producidos por la diabetes mellitus tipo 2. Psicología. 31, 88,100.

    Osorio Z. (2009) Memorias implícita y explícita. Disociaciones conductuales y electrofisiológicas en jóvenes y en mayores con alto nivel educativo.

Anuncios

2 comentarios en “MEMORIA IMPLÍCITA Y EXPLÍCITA EVALUADAS CON LA TAREA DE COMPLECCIÓN DE RAÍCES. Mª. Angeles CASIELLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s