A mis compañeras del colegio. Por Maria de los Angeles Casiello. POPI

Hubo un tiempo en que las puertas de una escuela se abrieron para nosotras e hicieron posible nuestro encuentro.

La infancia fue nuestra etapa de juego compartido, de vestidos blancos de comunión y de canciones junto al fogón.

Juntas compartimos el paso de niña a mujer  y  nos enamoramos de la vida, del amor, de los amigos…

Nuestros cuerpos y nuestros corazones se revolucionaron sin más, algo estaba cambiando dentro de cada una de nosotras. Nos perfilamos a nivel sexual, profesional y laboralmente.

Con el tiempo, algunas nos alejamos sin más, otras escogimos los mismos senderos…pero siempre guardamos en nuestro pecho, la pasión de esa niña que jugaba en el cole con su guardapolvo blanco, junto a otras chicas.

Hoy siendo mujeres, volvemos a sonreír cuando nos vemos igual que ayer…nos miramos sin más y sabemos cuánto nos queremos porque compartimos 14 hermosos años de aprendizaje, de vivencias únicas e irrepetibles que por siempre atesoraremos en nuestros corazones.

Hoy sólo puedo decirles GRACIAS!!!  Porque es un privilegio saber que estáis ahí hoy como ayer. Hoy como siempre…

Un abrazo,

POPI

Anuncios