Modalidades Alternativas de Resolución de Conflictos y Atención Interdisciplinaria en el ámbito escolar.

Un desafío constante, así es la Vida!! Sí, años estudiando en la querida Universidad de Derecho de Rosario. Y ese año, decidí hacer Minoridad y Familia y elegí la oportunidad única de formar un grupo con 2 alumnos de la Universidad de Psicología y otra colega de Derecho.

1997 - Rosario - Argentina
1997 – Rosario – Argentina

Los cuatro, conformamos un grupo sensacional. Congeniamos a la primera y acordamos trabajar como Grupo Operativo, desde la perspectiva de Enrique Pichon Riviere, quien en la década de los cuarenta, fundó en Argentina la Asociación Psicoanalítica Argentina y hacer un abordaje interdisciplinario que uniera Derecho y Psicología.

Los destinatarios, un grupo de niños  que cursaban el Nivel III del 2º ciclo de Primaria. Eran 30 niños, con edades que oscilaban entre los 8 y 12 años, con graves problemas de conducta y de aprendizaje. Las visitas de asistencia sanitaria , eran por desgracia frecuentes por la violenta forma de solucionar los problemas entre pares.

La propuesta: enseñar a los chicos otra forma de resolver los desencuentros con sus compañero. Pero ¿cómo hacerlo?

En 1º instancia, decidimos trabajar una vez a la semana y en 4 grupos. La comunicación entre nosotros siempre fue muy fluida y fuimos haciendo los cambios que considerábamos oportunos, siempre con la colaboración de la Maestra Tutora.

Abordamos diferentes temas entre los que recuerdo:

MI IDENTIDAD ¿quién soy?¿cómo soy?¿qué me gusta de mí?¿qué no me gusta de mí?¿cuáles son las cosas que más me gusta hacer?¿cuáles son mis miedos?…

RELACIONANDOME CON MIS PARES ¿quiénes son mis  amigos?¿qué hago con ellos?¿cómo afronto una discusión o pelea? …

Ellos eran los protagonistas del proceso y como las situaciones conflictivas, formaban parte de la cotidianeidad, el contar con una persona cada 7 niños permitía en cada sub-grupo una comunicación eficaz. Y vivenciaban por sí mismos, que era posible otra forma de relacionarse dentro y fuera del aula.

Luego de meses de trabajo, fuimos cediendo nuestro puesto de mediadores a los mismos chicos. Los resultados fueron buenos y la institución nos pidió que extendiéramos la propuesta al resto de maestros.  Para ello acudimos voluntariamente a la Escuela en el mes de febrero.

Evaluábamos los logros y nuestra acción a través de los vectores de cambio y resistencia propuestos por E.P. Riviere:

AFILIACIÓN – PERTENENCIA – COMUNICACIÓN – COOPERACIÓN – TELÉ – PERTINENCIA – APRENDIZAJE

Hoy recuerdo con gran cariño esta magnífica experiencia. Aquellos pibes me enseñaron que a través de pequeños pasos podemos cambiar muchas cosas; que un gesto o un abrazo en el momento oportuno puede apaciguar las aguas, pese a la carencia de medios para subsistir si hay ganas, las posibilidades se multiplican.

Palabras de agradecimiento de la Escuela a nosotros.
Palabras de agradecimiento de la Escuela a nosotros.

GRACIAS A LOS CHICOS, LA ESCUELA Y MIS COMPIS DE FACULTAD POR ESTA HERMOSA EXPERIENCIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s