QUE CONSTRUYAS …

QUE CONSTRUYAS UNA VIDA DIGNA DE VIVIRSE

Que nunca dejes de buscar y de afrontar
nuevos retos. Que descubras
lo que quieres hacer y lo hagas bien.

Te deseo la felicidad de dominar
una nueva destreza, de completar una tarea
para tu propia satisfacción, de entender algo
que hasta entonces se te resistía,
de descubrir lo que ignorabas.

Que salgas al encuentro del futuro
con esperanza y coraje, con entusiasmo,
energía y buen talante. Toma todas esas
cosas y construye a partir de ellas una vida
digna de vivirse.

PAM BROWN, N. 1928

TODO ES CULTURA, TODO ES JUEGO… Por Mª. Ángeles CASIELLO

El avance del mundo actual contemporáneo o postmoderno, nos desafía planteándonos la discusión de nuevos presupuestos filosóficos de carácter ontológico (el SER), sociogenético (la identidad sólo emerge en la relación con los otros…) y epistemológico (la construcción del conocimiento humano…), que desde el pensar, el sentir y el actuar humano, influyen profundamente sobre las bases fundamentales del hacer y tener del hombre, definen su estar y determinarn su ser en el mundo y la vida.

Al hablar de JUEGO y CULTURA, nos vemos obligados hacer hincapié en una de las principales fuentes bibliográficas publicadas en 1954, por el historiador Johan Huizinga “HOMO LUDENS” en donde nos dice: “El juego es una antiquísima característica humana, con esquema relativamente constante. Es más antiguo aún que la cultura, un rasgo natural; culturales son sus modos y sus modas. El hombre ha jugado siempre y lo seguirá haciendo. Es más, muchas de las actividades consideradas serias han adquirido formas y esquemas de juego. Y el juego es, por su parte, algo muy serio. Puede devenir y distraer, pero sólo si se cumplen sus reglas, que suelen ser inflexibles, rígidas y serias.”

Siguiendo las palarbas de Válery, diremos que frente a las reglas del juego no cabe el escepticismo. Para comprender mejor esta idea hay que ller sus páginas sobre el juego vicniulado con otros temas como la guerra, la poesía y el saber y así poder tomar conciencia de hasta dónde el institunto lúdico alcanza a todas las actividades humanas.

Si tomamos como referente a Gadamer, y analizamos el rol del jugador, diremos que éste no se constituye en el sujeto refernecial alrededor del cual gira la praxis del juego, sino que el juego surge como sujeto que exige reconocimiento a partir de su propia autonomía y su dimensión ontológica específica.

Esta interpretación tan acertada que da Gadamer al juego , como juego en sí mismo, nos permite comprender los planteos de j. Huizinga cuando dice que “la realidad “juego”, abarca, como todos pueden darse cuenta, el mundo animal y el mundo humano”, (Huizinga, 1996.pág. 14).

Podemos hacer extensiva esta propuesta  si seguimos las palabras de Schiller y decir que la realidad juego, se extiende al mundo mineral: “en la misma naturaleza inanimada manifestándose cierto lujo de fuerzas, cierta laxitud de determinaciones que, en ese sentido material, podríamos llamar juego”, (Federico Schiller, 1932. Pág.163 y 164). Un ejemplo claro de cómo se manifista el juego en las leyes de la naturaleza, lo encontramos en la teoría de la relatividad.

¿Cuál es el sentido del Juego para los seres humanos? Siguiendo a los autores up supra citados  vemos que el juego en sus formas más simples y dentro de la vida animal, son algo más que un fenómeno netamente fisiológico o una reacción psíquica condicionada de modo puramente
fisológico. “El animal trabaja cuando el motor de su actividad es el deseo de procurarse algo que le falta; el animal juega cuando ese motor es simplemente la riqueza, la abundancia de fuerzas; cuando la vida supérfluamnete henchida, se aguija a sí misma a la actividad (Schiller, 1932. Pág. 163).”. “Pero en cuanto traspasa los límites de la ocupación meramente biológica o física, propia de los animales, el juego se constituye en una función llena de sentido (Huizinga, 1996. Pág. 12).”

Esta función llena de sentido que posee por naturaleza el juego, se produce específica y únicamente en el mundo humano: el juego atrae al hombre y por medio de él, se descubre y autorealiza en su propia naturaleza, en su esencia.

En el hombre, el juego adquiere diversas manifestaciones con distintos grados de realización, en virtu del plano en que se exprese. Vease, que no es lo mismo hablar del juego en la sociedad actual que en la etap primitiva, al igual que conforme nos desarrollamos, vemos que los juegos de nuestra infancia cambian en la adolescencia y en la adultez.

Huizinga analiza el juego desde la perspectiva cultural y lo vislumbra  en las sociedades primitivas con una dotación suprabiológica, que le dan un valor superior, bajo el aspecto de juego en donde por medio de él, la comunidad epxresa su interpretación del mundo y de la vida (Ver Huizinga, 1996. Pág. 63). En las sociedades contemporáneas,  en donde el juego sufre una sistematización  como consecuencia del desarrollo que ha alcanzado el deporte, con su organización técnica, su material de equipamiento, su perfeccionamiento científico y por supuesto su comercialización, haciendo que se pierda algo de su PURO CONTENIDO LÚDICO. Ello se traduce en la distinción entre jugadores “profesionales” y “aficionados”. Ya que en el jugador profesional,  no está verdaderamente jugando porque carece de espontaneidad y despreocupación, dos elementos esenciales que caracterizan la actividad lúdica. En palabras del mismo autor diremos: “el juego se ha hecho demasiado serio, y se va convirtiendo en un elemento sui generis: ya no es juego y, sin embargo  tampoco es algo serio.en este sentido el deporte ha consumido lo mejor de su contenido lúdico; “el juego se ha hecho demasiado serio, y  el estado de ánimo propio del juego ha desaparecido más o menos en él” (Huizinga, 1996. Págs. 232 y 233).”

Desde esta mirada, y en congruencia con la realidad actual, hablar de la capacidad lúdica del ser humano, parece ser sinónimo de utopía…ya sólo se juega por una compensación económica, por moda impuesta por los medios de comunicación, ….o no se juega porque no es productivo en términos netamente económicos. ¿Será que el hombre esta olvidando la importancia de esta actividad tan terapéutica y socializadora? Acaso nos preguntamos por qué surgen empresas, en donde se lucra con un gesto tan simple y esencialmente humano como es un abrazo? Cómo afrontamos las tendencias deshumanizantes, reduccionistas y simplistas que no valoran los juegos tradicionales o populares transmitidos de generación en generación?? Ya no existe este intercambio familiar de cuentos fantásticos, de nanas y abrazos, de disfrute de los espacios públicos como parques, plazas y playas…???

SIEMPRE VALORO MI INFANCIA, LLENA DE JUEGOS, DISFRACES y POCOS JUGUETES CON VALOR ECONÓMICO, PERO SÍ CON UN GRAN VALOR AFECTIVO. MI DESEO ES QUE MUCHOS NIÑOS TENGAN LA MISMA OPORTUNIDAD QUE YO, PARA QUE CUANDO ADULTOS, SEPAN DISFRUTAR Y VALORAR LAS BELLAS COSAS DE LA VIDA.