BUSCANDO FORMAS DE AYUDAR A LOS NIÑOS CON DÉFICIT DE ATENCIÓN. Por Mª Angeles Casiello

EL DÉFICIT DE ATENCIÓN.

Podemos decir que los Trastornos por Déficit de Atención tienen en común las siguientes dificultades:

  • Mantener, enfocar y organizar la atención en el transcurso de las tareas diarias.
  • Carencia de persistencia en las tareas, las que quedan incompletas e inconclusas.
  • Desorganización y desestructuración reflejado en cambios frecuentes de actividad que quedan sin terminar.
  • Les cuesta seguir instrucciones.
  • Les es difícil cumplir las reglas de un juego estructurado.
  • Escuchar a los demás es algo muy complicado.

Como bien sabemos, las dificultades atencionales interfieren negativamente en la realización de otros procesos cognitivos que exigen concentración y atención sostenida aparejando problemas de aprendizaje y bajo rendimiento escolar.

Se inicia a edades muy tempranas y las SEÑALES DE ALARMA que  PADRES y EDUCADORES deben tener en cuenta SON:

Desde bebes, tienen dificultades en los hábitos alimentarios y de sueño; les cuesta adaptarse a situaciones nuevas; son excesivamente activos; presentan dificultades en la adquisición del lenguaje y una pobre coordinación motriz. Se muestran muy inquietos y activos. Son propensos a sufrir accidentes; sus juegos se caracterizan por ser más inmaduros y se refleja una interacción negativa madre-hijo.

En la etapa escolar, nos encontramos con dificultades de aprendizaje debido a su atención muy lábil, lo que se traduce en un rendimiento académico problemático ya que les cuesta seguir  las normas, no miden las consecuencias de sus acciones, no aprenden de su propia experiencia. Todo ello trae aparejado dificultades para integrarse socialmente con su grupo de pares, agresividad, baja autoestima y frustración.

En la adolescencia los problemas escolares continúan, sintiendo en algunos casos indefensión, y síntomas depresivos.

Las dificultades se reflejan en todos los contextos, desde muy temprana edad. La intensidad y frecuencia de los síntomas, repercutirán en su desarrollo.

LA NECESIDAD DE UN DIAGNÓSTICO y TRATAMIENTO PRECOZ  es indispensable. La detección es tarea de los padres y profesores en virtud de las conductas de alarma que el niño manifiesta, pero el proceso de evaluación y tratamiento implica la ayuda técnica de diferentes especialistas a saber, psicopedagogos, logopeda (o fonoaudiólogo),  médico pediatra y neurólogo, etc.

No podemos dejar de hacer hincapié en que el TDAH, es un trastorno ocasionado por una afectación a nivel neurológico que implica un mal funcionamiento del cerebro en el área del lóbulo frontal.  (Por lo que es imprescindible un DIAGNÓSTICO a cargo de especialistas).

Dicha área se encarga de las funciones ejecutivas es decir de planificar, guiar y controlar nuestro propio comportamiento. Por eso algunos autores lo llaman trastorno del control ejecutivo, porque las personas que padecen TDAH, no son capaces de controlar su comportamiento para dirigirlo hacia una meta. Por eso nos podemos encontrar con niños que quieren pero no pueden, porque hay algo que les impide hacerlo a nivel neurológico.

Podríamos decir siguiendo al Dr. Barkeley, que son cuatro las funciones ejecutivas:

El ojo de la mente: encargado de guiar, prever, planificar. Se ocupa de revivir el pasado para guiar el futuro sin descuidar el presente. Estas facultades, comienzan a desarrollarse en los niños a los 3 meses de haber nacido, alcanzando su máximo desarrollo a los 10 años. Los niños que padecen TDAH, viven sólo el presente sin pensar en el pasado ni en el futuro. Por eso son capaces de tropezar 100 veces con la misma piedra.

La voz de la mente: es decir nuestro lenguaje interno. La regulación y dirección de lo que tenemos que hacer. Los niños con TDAH, tienen menos capacidad para: seguir y cumplir normas, para hablarse a sí mismo, por más que hablen más que otros niños – porque su habla es menos internalizada – motivo por el cual les cuesta regular su propia conducta.

El corazón de la mente: alude al control emocional; la capacidad de espera y el ajuste de la reacción. Los niños con TDAH, son mucho más emotivos; suelen reaccionar inmediatamente, sin regular sus emociones las que suelen aparecer como muy exageradas. Sabemos que tienen grandes dificultades para ser persistentes, debido a sus dificultades de atención.

Son personas que dependen muchísimo de la MOTIVACIÓN EXTERNA, tales como premios.

El terreno de juego de la mente: en donde hablaremos de la capacidad de manejar la información, la capacidad de análisis y síntesis y el proceso de planificación y/o de resolución de problemas.

Ahora bien, podemos encontrarnos con niños que presentan síntomas  de INATENCIÓN solamente o la impulsividad / hiperactividad son muy leves. Estos casos pueden pasar desapercibidos, ya que son menos problemáticos. Podemos decir que les cuesta centrar la atención en los estímulos durante un período de tiempo.

Otros, presentan hiperactividad-impulsividad con escasos o ningún síntoma de inatención  y por último nos podemos encontrar con caso de inatención más impulsividad e hiperactividad.

Por eso cabe recordar que “no todos los niños que se distraen mucho, son hiperactivos, ni todos los hiperactivos tienen dificultades de atención en todo momento”. “no todos los niños que tienen dificultad de autocontrol y que actúan impulsivamente son hiperactivos, pero sí todos los hiperactivos actúan impulsivamente” (T. Benet y otros, pág 12 “Aprendiendo de los Niños Hiperactivos”).

Cómo podemos ayudar:

PARA MEJORAR LA ATENCIÓN:

  • Solicitar al maestro que siente al niño próximo a él.
  • Estimular la atención focalizada a través de alguna señal acordada entre el alumno y el maestro evitando así que se distraiga o repita lo que hay que hacer.
  • Procurar eliminar los estímulos irrelevantes e innecesarios. Ubicarlos, fuera del campo visual del niño.
  • Se le puede sugerir y permitir utilizar cascos en trabajos individuales con el fin de evitar que se distraiga.
  • Utilizar post-it, recordatorios, gráficos, etc. con el objeto de que encuentre la información de forma explícita.
  • Marcadores del tiempo: relojes, cronómetros, relojes de arena, etc.
  • Establecer rutinas muy estructuradas.
  • Destacar los aspectos más importantes.
  • dificultad.
  • Las órdenes deben darse de forma breve, clara y concisa.
  • Propiciar el uso de las autoinstrucciones.
  • Secuenciar las tareas en etapas más pequeñas.
  • Planificar sus acciones.
  • Aumentar la motivación a través de materiales atractivos.Avisar con antelación los cambios de actividad.
  • Apoyarse en los pares  como supervisores que colaboran con su compañero con
  • Reforzar positivamente las conductas adecuadas y premiarlas.
  • Feedback continuo de sus acciones verbigracia: “muy bien”, “sigue así que vas genial”, “lo estás haciendo mal”.
  • El castigo sólo funciona si es inmediato.

PARA MEJORAR LA IMPULSIVIDAD:

  • Acordar y definir las normas y las consecuencias por incumplimiento. Que estén a la vista y al alcance de los niños.
  • Recordarle las normas frecuentemente; que repita en voz alta las normas específicas de cada situación (preparar la mochila para ir al cole, guardar el almuerzo, ordenar y guardar los libros) hasta que se automatice y se convierta en un hábito.
  • Emplear las autoinstrucciones.
  • Secuenciar las actividades.
  • Premiar las conductas adecuadas con refuerzo positivo  e ignorar las que no lo son – se puede emplear el tiempo fuera.
  • Incrementar su capacidad de reflexión.

PARA MEJORAR LA HIPERACTIVIDAD:

  • Actividades de descarga que le permitan canalizar la energía y tensión acumulada por haber estado quieto (actividad motora intensa: juegos en los recreos con pelotas, carreras, deportes, etc.).
  • Otorgarle pequeñas responsabilidades que lo hagan sentir útil, reforzando su autoestima y canalizando su energía. Ejemplo. Repartir hojas, hacer pequeños recados, escribir en el pizarrón, etc.
  • Que le acerque al maestro lo que ha hecho con el fin de que el levantarse de la silla tenga un objetivo claro, en un momento previamente acordado  y establecido de forma estructurada.
  • Controlar los estímulos e ir graduando la cantidad de tareas (al principio pocas), la cantidad de esfuerzo mental sostenido necesario (de menos a más) y fijar las períodos de descanso.

lunes, 25 de enero de 2010

Soy Saúl y tengo 14 años.

“Hola mi nombre es Saúl y tengo 14 años. Estoy diagnosticado como TDAH, que es un trastorno de hiperactividad, que me está imposibilitando llevar una vida normal. Vivimos en Málaga, huyendo de una serie de circunstancias, mi vida es un infierno…y lo peor de todo con una ¿DIFICIL?solución. Las expulsiones del instituto son continuas, porque según los porfesores mi comportamiento es de no respetar las normas, desafiante y hostil hacia las personas. Esto se debe a que padezco el TND: TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE y suelo permanecer disgustado y resentido durante largos speríodos de tiempo, debido al trastorno que padezco, del que no me siento responsable sino víctima. Pero quien lo está pasando mal, muy mal, es Mar mi madre, que ya no sabe que hacer para ayudarme, para que no permaneca en la calle tirado todo el día, expulsado del instituto…oyendo frases como “SU HIJO ES CARNE DE CARROÑA”…¿Esta es mi suerte…a ésto me tengo que resignar por padecer un trastorno de hiperactividad?.

Se que mi problema no es fácil y la principal adversidad estriba en que la EDUCACION y sobre todo los institutos, carecen de herramientas para que mi problema sea tratado como es debido. Poruqe mi madre es la única responsable de mi educación, y ya me dirán como se hace eso…. Que alguien me explique como, porque mi madre y yo no sabemos como hacerlo, ni afrontarlo. Hay centros en Málaga que pueden cubrir mis necesidades, pero para que me ayuden la solución sería : ¡¡QUE MI PROPIA MADRE ME DENUNCIE!!. DURO, ¿VERDAD?…

Yo necesito una EDUCACIÓN ESPECIAL, y una serie de atenciones que no tengo en la actualidad. Mi madre no puede por raqzones obvias pagar un centro, así que mi destino…es verme en la calle como un despojo humano…”¿Hay derecho a eso?”. Por eso te pido que entres en: http://www.esferasdeluz.es/gentepato/ y le muestres tu apoyo a mi madre, Mar. Y si sabes qué hacer, cómo seguir…te pido que me ayudes, por mi familia, por mis hermanos…

¡¡¡Pero sobre todo por mi!!!.

Muchas gracias por todo…

Lo copié del amigo Alijodos….me lo pidió…somos muchas las madres que posteamos…publicamos algo que nos apetece…os pido a las madres…y a toda aquella persona que me quiera leer…¡por favor…poestemos esto, creo que merece la pena!. Gracias.

Publicado por Un lugar en 09:46 http://uruguayitaysuscafesdelsur.blogspot.com.es/2010/01/soy-saul-y-tengo-14-

anos.html

BIBLIOGRAFÍA:

“DIFICULTADES DE APRENDIZAJE E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA.” Volumen I y II. Editora: Mª Elena Campo Adrián. Editorial: Sanz y Torres. Madrid, 2002.

“Aprendiendo con los Niños Hiperactivos”. Un reto educativo. Trinidad Bonet, Yolanda Soriano, Cristina Solano. PARAINFO 2009. España.

“DIAGNÓSTICO EN EDUCACIÓN”. Daniel Anaya Nieto. Editorial Sanz y Torres. Madrid, 2002.

Webs:

MODELO DE AUTOREGULACIÓN DE BARKLEY  APLICADO AL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD. Revisión.

¿ES MI HIJO HIPERACTIVO O…SENCILLAMENTE INQUIETO Y MOVIDO? Aprendiendo a ser mamá.

AMBIENTE FAMILIAR ADECUADO PARA UN NIÑO HIPERACTIVO. Guía Infantil.com

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD. ADD HEALTH AND WELLNESS CENTERS, INC.

EL OSCURO Y POLVORIENTO DESVÁN DE MI MEMORIA

Anuncios

Un comentario en “BUSCANDO FORMAS DE AYUDAR A LOS NIÑOS CON DÉFICIT DE ATENCIÓN. Por Mª Angeles Casiello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s