EL JUEGO:“UNA ESTRATEGIA DE EDUCACIÓN DENTRO DE LOS CENTROS DE DESARROLLO INFANTIL (CDI). Experiencia de trabajo por Mª Angeles Casiello en el marco del Programa Materno Infantil y Nutrición de la Nación (PROMIN)

EL JUEGO: CONCEPTO.

Muchas son las posibles evocaciones que surgen en forma espontánea al hablar del JUEGO; pero no todas nos dicen con precisión el real sentido del mismo y su importancia dentro del análisis social.

Prestigiosos  autores como Johan Huizinga en su libro “Homo Ludens Homo Sapiens”, consideran que el juego es anterior a la cultura, es decir, la conducta humana más primitiva y creativa que ha permitido al hombre crear y transformar la naturaleza.

A mi parecer, la actividad lúdica crea un clima de distención en donde todas las personas intervinientes independientemente de la edad, se sienten protagonistas y por lo tanto partícipes activos capaces de “hacer” cosas útiles para la comunidad, sin importar las carencias materiales o económicas características propias de los CDI dentro del marco de nuestra ciudad de Rosario – Santa Fe/Argentina.

EL JUEGO: es un Estilo de Vida; es animarse y animar a Ser uno mismo, propiciando la autogestión, comunicación, cooperación, la integración,  la libertad de expresión en todos sus sentidos, etc.

Los valores up supra mencionados nos parecen inalcanzables, o sumamente utópicos, pero he podido ver con gran satisfacción, que pese a la  ausencia de recursos materiales, las Promotoras Educativas Comunitarias de los diferentes Centros de Desarrollo Infantil en donde he tenido la oportunidad de desempeñarme como Capacitadora- Supervisora, muchas  se concretan en el quehacer diario al darles la oportunidad de ser útiles y capaces de transformar en verdaderas obras de arte lo que la naturaleza y el hombre acostumbran a desechar.

EL JUEGO COMO FACILITADOR DE LA INTEGRACIÓN HUMANA:

Pese a las diferencias sociales, económicas, culturales, hay un lenguaje que nos permite conocernos, más allá de los rótulos, los títulos,  las   capacidades   físicas o mentales, rompiendo así con las posibles barreras de la discriminación.

Esta forma de comunicación que nos parece muchas veces propio de los niños, es el que me ha permitido integrarme desde otra perspectiva dentro de los CDI.

El empezar a jugar, a recrear situaciones diarias, me ha facilitado la comunicación con las madres colaboradoras, en donde el epicentro y todas mis expectativas están en ellas.

No hay una única fuente del saber, sino que hay tantas como participantes intervengan.

Todas/os podemos aportar algo que puede ser necesario en algún momento.

Cuando se está en un clima de distensión, de placer, las producciones grupales son posibles verbigracia: la organización de grupos para confeccionar cortinas, delantales, juguetes, instrumentos musicales, títeres, etc. Son algunos de los tantos recursos construidos en conjunto con un único fin: los Niños.

JUGANDO CON LA BASURA:

Estamos muchas veces convencidos de que sin material didáctico comprado en una importante juguetería no podemos o no tenemos nada que enseñar. Yo no creo que esto sea así, pues por el contrario la única forma de lograr sentimientos profundos de pertenencia, respeto y libertad, es permitiendo al niño o al adulto  construir su propio juguete.

¿Cuánto cuesta en valores de afectividad el hecho de que mi propia mamá o mi tía o mi abuela o quien quiera que sea, hayan hecho para mí, así sea con un restito de tela un pequeño títere de dedo?  A los ojos de muchos adultos parecería ser algo totalmente insignificante, pero si lo miramos con los ojos del Principito, diremos “que lo esencial es invisible a los ojos”.

Fueron muchos y variados los elementos que junto a las PEC de cada CDI hemos podido construir. A continuación haré mención de alguno de ellos:

  • Carpeta de láminas con fotos de revistas para el taller de expresión verbal: para la formación de la misma hablamos de los criterios de selección a tener en cuenta, por qué, para qué, cómo emplearla a la hora de jugar con los niños o con sus propios hijos; posibles variantes que dicho recurso ofrecía y cómo graduar la complejidad de las actividades atento a las edades de los participantes;
  • Selección de cuentos, rimas, adivinanzas, poesías y disparates aportados por todas/os los participantes. Su importancia para potencializar en los niños la atención, la memoria, la capacidad de escucha, etc.
  • Instrumentos musicales: sonajeros; chapiteros; raspadores; toc toc; manoplas musicales; maracas; instrumentos de percusión, entre otros. Propuesta de posibles actividades a partir de los mismos como por ejemplo: reconocer el origen de la fuente sonora;  jugar al eco melódico; armar una orquesta; sonorizar un cuento; marcar el ritmo, el pulso o el acento; etc;
  • Aprender y dramatizar canciones infantiles. Rescatar las rondas tradicionales a la hora de jugar con los niños y estimular su aprendizaje.
  • Títeres: manoplas; de dedo; etc. Desde su confección con diversos materiales hasta la realización de una obra de títeres para chicos.
  • Pelotas de trapo; porras con bolsas de residuos; embudos con botellas de plásticos; móviles con tapas de carpetas o con placas radiográficas o  papeles de colores o con aros de botellas de agua mineral; canutillos para enhebrar con tiras de papel; tubos para mirar con diferentes texturas que permiten o no pasar la luz; loterías de idénticos con tarjetas de colectivos o variadas texturas; etc.

Todos y cada uno de estos elementos han sido posibles construir en la medida en que las  PEC se sintieron realmente comprometidas y capaces de hacer con sus propias manos, algunos de los materiales anteriormente nombrados.

Si profundizamos sobre los contenidos que a partir de esta transformación de la basura, se trabajan y se pueden trabajar de manera placentera, nos daremos cuenta de la riqueza que poseen las cosas que diariamente la gente deshecha.

Por ejemplo: el armar la carpeta de láminas con revistas y el animarnos a  jugar a inventar posibles historias, seleccionando personajes, lugares o paisajes, sabores, gestos, acciones  y complementarlas con la imaginación y las sugerencias del grupo, veremos que sin quererlo, hemos integrado una gama de áreas del saber tales como: plástica ( en la diagramación, armado y confección de la carpeta );  lengua ( al inventar y redactar la historia ); matemática ( cuando fijamos un orden secuencial en el tiempo );  música  (por ejemplo al sonorizar dicha historia )  que permiten  la libre creación y el aprehender sin presiones, sin limitaciones.

Cuantas veces tiramos a la basura cajas, corchos, restos de tela, papeles,… es que aún no nos dimos cuenta de lo útil que puede ser para otros y de lo valioso o significativo que tienen las cosas a la hora de jugar?

Desde la psicología se dice que el niño estructura la noción de espacio a partir de la interacción con el mismo en el mundo de los objetos.

Las cañas de diferentes tamaños sirven para seriar; las botellas de distintas alturas o anchos, para comparar capacidad y transformaciones de la cantidad; las tarjetas de colectivo o autobuses nos permiten agruparlas por color, como podemos apreciar, todo sirve, nada se tira, todo se puede transformar a la hora de jugar…a la hora de aprender…

LEVANTEN LAS BARRERAS PARA QUE LAS  PEC JUEGUEN A LA RUEDA:

Queridas PEC, sé que no es tarea fácil la de ustedes, pero es tanta la fuerza y el entusiasmo que ponen en todo lo que hacen, que por eso hoy los CDI son posibles por el gran trabajo que asumieron con responsabilidad y afecto; demostrando interés por aprender, por descubrir y hacer cosas nuevas. Un claro ejemplo de ello son las carpetas o cuadernos confeccionados por propia iniciativa de las PEC en donde registran juegos, canciones, poesías, versitos, actividades que realizan o pueden realizar con los niños. Las mismas reflejan calidez y dedicación en el quehacer diario.

La búsqueda de nuevas propuestas de actividades,  reflejan “ganas” de mejorar, de compartir con los pares lo que cada uno sabe y puede hacer.

El  tratar de superar de manera permanente la calidad de la atención que brindan a los chicos que asisten día a día en estos Centros. Esta es una de las características que he podido apreciar en estas colaboradoras que promueven en forma solidaria la participación de diferentes sectores de la comunidad barrial.

No llevarles las cosas resueltas o hechas, sino motivar la capacidad de investigación, de búsqueda, de real y activo protagonismo son las bases de formación de grupos de PEC, fortaleciendo y valorando lo que ellas ya saben por el simple hecho de ser personas.

Sugerir propuestas o posibles soluciones a construir o relaborar en grupo fueron mis principales objetivos de trabajo porque creo que uno desde el lugar de Capacitador/ Supervisor,  debe dar herramientas para mejorar el servicio que se presta en el CDI, pero a la vez con la apertura y convicción de que las personas que en dichas instituciones se desempeñan, puedan el día de mañana, arribar a soluciones productivas más allá de la presencia o no de terceros.

Las PEC son los mejores referentes que tienen los barrios para saber que ocurre o que es un CDI, la confianza que ellas mismas transmiten a sus vecinos son propagadoras de una verdadera prevención de la Desnutrición y de las situaciones de riesgo o abandono de la que muchos niños son víctimas reales.

UN NUEVO ROL DE LOS DOCENTES EN EL MARCO DE LOS CDI.

El rol de los docentes dentro del ámbito escolar es por lo general un lugar de poder y de origen único de “saber”.

La posibilidad de trabajar en estos CDI no es tarea sencilla para nadie, y menos aún para quien histórica y socialmente ocupó un lugar de enmarcado prestigio social.

El rol de las Maestras de Nivel Inicial/ Educación Infantil, en estos lugares es muy distinto al que pueden llegar a asumir dentro de una escuela o un Jardín de Infantes y por qué o a qué se debe esta particular realidad? En la mayoría de estos centros no hay una docente por sala pues al contrario son las PEC que asumen este activo rol; por ende las docentes en virtud de su formación, deben actuar como auxiliares de las madres colaboradoras, acudiendo o socorriendo a los grupos que así lo necesiten.

Debe haber por lo tanto un fluido diálogo y un fuerte compromiso entre todas las personas que trabajan para poder ir haciendo los ajustes necesarios en forma grupal.

Por eso considero sumamente importante que sepan antes de asumir un cargo cual es el rol o la función que a cada uno de los integrantes les corresponde, para evitar frustraciones o roces que lo único que hacen es dificultar la tarea.

Estos Centros caracterizados por la conformación de un equipo técnico, que poco tiene que ver en su constitución con la identidad propia del barrio (ya que por lo general muchos de ellos provienen de otros lugares), repercute de diferentes maneras a la hora de institucionalizarlos. Por eso creo que las personas que participan en este trabajo netamente social con el objeto de prevenir o recuperar a nada menos que niños en pleno desarrollo, en el centro de sus familias, por considerarlos en “Riesgo”, deben saber que crear conciencia de…, no es repetir conceptos que suenan agradables o rebuscados al oído, sino, que a partir de la humildad, sencillez y capacidad de escucha, verán que quienes muchas veces creemos inmerso en un verdadero problema, es quien con más claridad puede a veces tener la respuesta.

 El mérito de los docentes en estos lugares es de valor inmedible. Muchas realmente comprometidas y consustanciadas con su tarea acompañan de igual a igual a las PEC. Orientando a las familias y creando conciencia no desde una fría e incomprensible teoría, sino a través de simples y gráficos ejemplos propagadores de reales acciones de prevención.

EL JUEGO: UNA ESTRATEGIA DE EDUCACIÓN.

“El hombre juega para vivir y aprende a vivir jugando”

José Martí

Quienes estamos convencidos de que el Juego es un estilo de vida en donde todo es posible, creemos que los que están en contacto con los Niños, requieren estar consustanciados de que los mismos, “NECESITAN JUGAR PARA APRENDER”. Por lo tanto es necesario que los adultos que se desempeñen en diferentes roles dentro de los CDI, deben ser capaces de permitirse y animarse a jugar.

Los Niños perciben con facilidad, qué persona mayor es capaz de compartir con él un momento de placer y diversión, de igual a igual, más allá de las diferencias generacionales.

Es una lamentable realidad, que no podemos negar, el hecho de que no todos los niños pueden sonreír, por eso creo los agentes que trabajan por la niñez deben propiciar prácticas lúdicas que permitan establecer fuertes vínculos afectivos brindando la oportunidad de crear y recrear diferentes situaciones.

El juego, fortalece los afectos, las relaciones vinculares, acrecentando la capacidad de aceptar las propias limitaciones y capacidades; nos posibilite valorarnos, confiar en nosotros mismos, estimulando nuestra sensibilidad.

Otro requisito a tener en cuenta, es que se debe propiciar el diálogo, la comunicación pués, a todos nos agrada sentirnos queridos, aceptados, seguros para establecer una saludable convivencia.

LOS CDI: UN LARGO CAMINO AÚN POR DESCUBIR…

Los CDI, son una alternativa diferente e integral dentro del trabajo comunitario por la Niñez. Quienes tuvimos la oportunidad de participar de una u otra forma en ellos, valoramos los resultados y las transformaciones que en muchos lugares se han ido dando.

Esta experiencia, aunque data del año 1997/98, creo que merece ser conocido y recordado por todos los que trabajamos en el PROGRAMA MATERNO INFANTIL Y NUTRICIÓN DE LA NACIÓN, ya que luchamos por una infancia feliz y saludable.

En la lejanía de mi tierra de origen, espero que otros sigan con este interesante proyecto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s