LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO.

Uno de los trastornos claramente relacionados con las funciones corporales básicas es el TRASTORNO  DEL SUEÑO. La función principal del SUEÑO, es reparadora, es decir procura que la persona recupere el desgaste producido por la actividad realizada durante el tiempo de vigilia. El objetivo es compensar, el cansancio y la fatiga física y psíquica.

Sólo es capaz de realizar los sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto.
León Daudí. Escritor español, 1905/1985
http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Sue%C3%B1os

A lo largo del desarrollo evolutivo del sujeto, el SUEÑO, sufre grande cambios o variaciones. Por ejemplo: según el Doctor Estivill – en un artículo publicado en el Periódico La Gaceta del día 18/9/2012 manifiesta al respecto que, los niños necesitan dormir entre 11 y 12 horas diarias; mientras que un adolescente debería dormir 9 y los adultos podrían satisfacer dicha necesidad de sueno con 7 u 8 horas diarias.

Las necesidades de sueño del niño puede verse afectada por: su estado de salud; la alimentación; los estados emocionales; las preocupaciones; el ritmo de vida; la fatiga; etc.

Es una función primordial, de los padres, generar en sus hijos hábitos saludables para que el sueño cumpla su función reparadora; deberán adiestrarlo para evitar comportamientos altamente perjudiciales para la salud; para la adquisición de los aprendizajes escolares, para la vida.

A veces, es la escuela la que detecta que algo no va bien al respecto, cuando el niño manifiesta síntomas reiterados de cansancio; de adormilamiento  en el aula o bajo rendimiento en la escuela.

Podemos decir, que las alteraciones del sueño, se enmarcan en dos grandes grupos:

  1.  DISOMNIAS: incluye aquellos trastornos vinculados con la CANTIDAD; CALIDAD y el HORARIO de sueño e incluye los trastornos del inicio y mantenimiento del sueño (INSOMNIO) y aquellos trastornos por sueño excesivo o HIPERSOMNIAS (APNEA DEL SUEÑO).
  2. PARASOMNIAS: se basan en comportamientos problemáticos asociados al sueño de DESPERTAR: SONAMBULISMO: TERRORES NOCTURNOS – o alteraciones asociadas al sueño paradójico: LAS PESADILLAS.
TRASTORNOS DEL SUEÑO 
DISOMNIAS 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 INSOMNIO: Se   caracteriza por la dificultad persistente para obtener un sueño reparador;   por el retraso en el inicio del sueño o por frecuentes interrupciones durante   la noche o por despertares tempranos. Se considera problema si dicha   incapacidad se presenta de forma reiterada durante 6 meses o más.  TRATAMIENTO:Se   requiere en primer lugar una exploración médica y psicológica para descartar   otros trastornos médicos o psicopatológicos que deberían ser tratados.Tras   haber descartado otros tipos de trastornos, el INSOMNIO se puede mejorar   introduciendo una adecuada HIGIENE DEL SUEÑO: ello implica controlar HÁBITOS   ALIMENTARIOS (no consumo de colas;no dar comida si se despierta) procurar una   regularidad del ritmo vigilia-sueño, es decir establecer un hábito. Procurar no   realizar actividades o ejercicios físicos por la noche; emplear técnicas de   relajación; procurar que los factores ambientales (ruidos; humedad,   temperatura, ventilación, luz) sean los más óptimos posibles; averiguar si   existen preocupaciones o alteraciones emocionales.
HIPERSOMNIAS:Se   caracterizan por presentar síntomas de excesiva somnolencia  diurna. La APNEA INFANTIL, se caracteriza   por múltiples paradas respiratorias, ronquidos, agitación, movimientos   corporales e incluso, en ocasiones enuresis. por la mañana el niño suele   presentar quejas de dolor de cabeza y reflejar una excesiva somnolencia. TRATAMIENTO:Estas   situaciones pueden deberse a la hipertrofia de las amígdalas o adenoides o también   suele citarse el sobrepeso, aunque su relación no está tan clara.Por   lo expuesto, debe recomendarse una exploración médica en profundidad. Ya que el   diagnóstico requiere de un estudio polisomnográfico.
 PARASOMNIAS TERRORES NOCTURNOS:Son   episodios de despertar brusco en el primer tercio de la noche. Se pasa de   estar profundamente dormido a sentarse en la cama, gritando y con una elevada   activación autonómica.No   responde a estímulos externos. Si se despierta se muestra desorientado y   confuso. A la mañana siguiente no lo recuerda. Aparece sobre los 4 años y   desaparece de forma espontánea como muy tarde al principio de la   adolescencia.Tiene   una base hereditaria. Pueden estar asociados a situaciones traumáticas o   tensión emocional.  TRATAMIENTO:Tranquilizar   e informar a los padres para que comprendan que el niño no corre peligro.Aconsejarles   que intenten tranquilizar al niño, abrazándole y que esperen a que vuelva a   dormirse.Procurar   una buena higiene del sueño.Se   debe detectar la posible existencia de problemas escolares o de relación   familiar y recomendar atención especializada en caso de existir.
SONAMBULISMO: Son   comportamiento que acontecen en el primer tercio de la noche.El   sonámbulo mantiene los ojos abiertos y, aunque ve y evita los objetos a su   paso, no responde a los estímulos ambientales.El   episodio dura ente unos minutos y media hora finalizando cuando el niño de   forma espontánea vuelve a dormirse y no siendo recordado a la mañana   siguiente.Si   se despierta se mostrará confuso y desorientado, con evidentes signos de ansiedad   y con posibles comportamientos agresivos. La evolución del problema suele ser   benigna, lo normal es que desaparezca en la adolescencia.  TRATAMIENTO: Verificar   si se debe a: factores genéticos, madurativos, psicológicos y ambientales,   inmadurez del sistema nervioso central, situaciones de estrés, fatiga o   enfermedades físicas.Adoptar   medidas que garanticen la seguridad del niño.
PESADILLAS: Se trata de episodios de ensoñación   que producen miedo y provocan el despertar del niño. Se acompañan de   ansiedad.Si se despierta el niño responde   adecuadamente al entorno, mostrando contacto con la realidad, puede narrar su   sueño y describir qué es lo que le produjo el miedo.Son muy frecuentes en los niños de 3   a 10 años. TRATAMIENTO:Verificar si se deben a. factores   psicológicos y ambientales, situaciones nuevas, elevados niveles de   activación durante la tarde-noche, ocurrencia de situaciones ansiógenas   durante el día.Emplear técnicas de control de la   ansiedad, relajación.Detectar y controlar aquellos   problemas que dan lugar a la respuesta de ansiedad.

Orientación escolar en los trastornos del sueño:

estos trastornos dificultan la interacción en el aula y repercuten en el rendimiento escolar del niño. Exponemos unas recomendaciones que guíen el proceso de orientación escolar:

  • Recomendar exploración médica y psicológica.
  • Instaurar una adecuada higiene del sueño.
  • Atención a la posible existencia de problemas en los ámbitos del niño.
  • En las PARASOMNIAS informar a los padres de la naturaleza, benignidad y evolución normal del problema.

BIBLIOGRAFÍA BASE:

“Dificultades de aprendizaje e intervención psicopedagógica”. Tomo I. M.E. Campos Adrian, I. Colinas Fernandez y J. Gil de Gomez Rubio. Editorial Sanz y Torres. Madrid, 2002.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s