La construcción de las matemáticas en Educación Infantil desde la perspectiva de Constance Kamii y Piaget.

Constance Kamii, hace algunas consideraciones con el fin  de que sirvan de guía a los educadores, para facilitar la construcción de la noción de número:
  1. animar al niño a estar atento y a establecer todo tipo de relaciones entre toda clase de objetos y situaciones.
  2. animar al niño a que piense acerca del número y la cantidad de objetos, cuando esto tiene significado para él.
  3. animar al niño a cuantificar objetos lógicamente y a comparar conjuntos, en vez de limitarlo a contar.
  4. animar al niño a que construya conjuntos con objetos.
  5. animar al niño a que intercambie ideas con sus compañeros.
  6. comprender cómo piensa el niño e intervenir de acuerdo con lo que parece estar pensando.

 

58fFroebel
58fFroebel (Photo credit: Arquepoetica)

 

EL NÚMERO Y EL NIÑO DE PREESCOLAR

  1. El propósito fundamental de las matemáticas, es que el niño construya su conocimiento a partir de la experiencia propia, de la reflexión sobre la organización de su actividad, propósito que implica de parte del educador la creación de los medios concretos que permitan alcanzar los objetivos.

    El aprendizaje de las matemáticas en el nivel preescolar requiere el apoyo de la etapa anterior o  preescolar, en la cual el niño construye las bases de su pensamiento lógico-matemático, al organizar actividades que le permitan observar, agrupar, comparar y ordenar los objetos.

    EL NÚMERO Y EL NIÑO – ¿Cómo piensa el niño?

    Partamos de los siguientes ejemplos:

    En una reunión en la que se celebraba el cumpleaños de un niño (cumplía cinco años),se le preguntó:”¿Cuántos años cumples?”; el niño mostró la mano y dijo:”cinco”. Alguien dijo: “¿Así?”, mostrando tres dedos de una mano y dos de la otra. Él  contestó: “No, así, como lo había hecho antes”.

    En otra ocasión, un niño contaba sus juguetes y decía, a la vez que señalaba un juguete; “Uno, dos, tres, cuatro, cinco.”

    Cuando se le preguntó : “¿Cuántos juguetes tenía?”, nuevamente empezó a contar y dijo: “Uno, dos, tres, cuatro, cinco.”

    Los hechos ponen en evidencia que los niños, a pesar de que hacen uso del número, todavía no lo comprenden. Los utilizan como una palabra asociada con la disposición de los dedos de su mano; no sigue un orden mental entre los elementos que contará, por lo que o deja de contar unos o cuenta dos veces el mismo elemento.

    • El número de los objetos contados no tiene que ver con la naturaleza de los mismos.
    • El orden en que  se cuentan los objetos no altera el número que hay de los mismos
    • Al contar una cierta cantidad de objetos, el último número que se dice comprende el número total de objetos, y no sólo el último.

    El número es la relación que el sujeto establece entre los elementos de un conjunto y no es propiedad de los objetos, como el color, el sabor, la forma, etc.

    Según Piaget, el niño tiene diferentes hipótesis respecto al número:

    • Piensa que el número de elementos de un conjunto es mayor si están dispuestos en línea que si lo están de otra manera.
    • Si empieza por el último elemento que contó por primera vez, no está seguro de que tendrá la misma cantidad que al principio.

    Con respecto a la relación de inclusión, los niños de preescolar no la tienen muy clara. Cuando se les pide que escriban la cantidad de elementos que hay sobre una mesa, por ej., dicen 1, 2, 3, 4, 5, 6, en lugar de decir seis; los números son nombres.Aún no han descubierto que basta con decir el último número para saber el total de ellos, que seis incluye al cinco, cuatro, tres, dos y uno.

    No podemos enseñar de manera directa lo que es el número, sí podemos propiciar situaciones que favorezcan dicha construcción.

    Para ello sería necesario:

    1. Animar al niño a estar atento y a establecer todo tipo de relaciones entre toda clase de objetos y situaciones.
    2. Animarlo a que piense acerca del número y la cantidad de objetos, cuando esto tiene significado para él.
    3. Animar al niño a cuantificar objetos lógicamente y a comparar conjuntos, en vez de limitarlo a contar.Para saber si alguien tiene más juguetes que otro no es necesario saber contar, basta con establecer una correspondencia uno a uno entre los diferentes conjuntos de juguetes de cada niño.”A cada uno de nosotros corresponde un vaso, ¿alcanzarán los que están sobre la mesa para todos?. El niño establecerá una relación uno a uno entre los dos conjuntos: vasos y personas.
    4. Animar al niño a que construya conjuntos con objetos. Ej. : se le muestran ocho tazas y se  les dice que traigan igual cantidad de platos. En caso de no saber contar, establecerá  una correspondencia uno a uno; traerá uno por uno cada plato hasta completar los necesarios.
    5. Animar al niño a intercambiar ideas con sus compañeros, esto propicia defender razonadamente hipótesis, modificarlas o incluso desecharlas. Por ejemplo, al preguntarle cómo supo que hay más elementos en un conjunto que en otro.
    6. Comprender cómo piensa el niño o intervenir de acuerdo con lo que parece estar pensando. El papel del maestro no es corregir la respuesta, sino comprender porqué el niño ha cometido ese error. El maestro debe tomar en cuenta que el niño puede llegar a la solución de la tarea propuesta de diferentes maneras, por ello debe explorar y descubrir la estrategia que el niño utiliza, y proponer otras situaciones para que el mismo evolucione en su razonamiento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s