EL JUEGO

Hoy puedo decir que el JUEGO, no es para mí tan sólo una técnica ni un métdo para… es UN ESTILO DE VIDA y como tal implica una constante entrega del individuo, dándose y dándole a los demás el lugar para poder SER UNO MISMO, diluyendo inhibiciones que muchas veces nos alejan de los otros.

A través del JUEGO, aprehendemos a ser LIBRES en el verdadero  y único sentido que la palabra LIBERTAD tiene porque no existe libertad con límites.

La persona que juega construye su pensamiento de forma CREATIVA buscando las más variadas soluciones a sus dificultades que al interaccionarse con grupos totalmente heterogéneos – en sexo, edad, capacidad,etc – enriquece no sólo sus conocimientos sino también sus afectos.

El JUEGO es como dice Huizinga, anterior a la cultura, es lo primero que el hombre ha hecho para poder construir todo lo que hoy podemos apreciar a través de nuestros sentidos.  Porque él nos permite interaccionar y crear en el mundo de los objetos; teniendo consciencia de que podemos aprovechar todo aquello que la naturaleza y el hombre deshecha para transformarla; explorarla; reciclarla; sin tener dependencia  de las cosas que nos impone el mundo del consumo.

Sistema Nervioso Central: organización anatomofuncional. Rensumen del libro: “Fundamentos de Psicobiología”. UNED -Editorial Sanz y Torres

 

TEMA 8:

Sistema nervioso central: organización anatomo funcional.

Estos sistemas son responsables de los procesos de atención, percepción, motivación, emoción, aprendizaje, memoria, pensamiento, lenguaje, personalidad…en definitiva de todo lo que percibimos, sentimos, pensamos y desplegamos en nuestro comportamiento los individuos.

Aproximación a la organización del SNC: sustancia gris y sustancia blanca.

El tejido nervioso contiene dos componentes: la sustancia gris y la sustancia blanca.

En la sustancia gris se localizan los cuerpos neuronales, las dentritas, los axones cortos de las interneuronas y los terminales de los axones largos que establecen sinapsis con estos elementos celulares. Forman agrupaciones neuronales – estructuras de comunicación. Dependiendo de la organización, se distinguen dos tipos de estructuras:

  1. Dos estructuras laminadas altamente organizadas, que forman la superficie de los hemisferios cerebrales y del cerebelo por lo que se denominan corteza.
  2. Los núcleos, son agrupaciones de muchas neuronas que presentan forma y apariencia compacta que permite delinear sus límites. Tiene diferentes grados de organización: ej: los que establecen divisiones por su densidad celular o características neuroquímicas. Algunos están organizados en láminas.

Los nombres de los núcleos están relacionados con:

Localización Núcleos pontinos.
Color Núcleo rojo.
Forma Núcleo caudado.
Nombre del anatomista que lo identificó Núcleo basal de Meynert.

 

La sustancia blanca la forman los axones de las neuronas de proyección – excepto en la médula espinal que incluye axones largos de interneuronas. Y debe su color blanquecino a la mielina que recubre los axones para mejorar la velocidad de conducción de las señales nerviosas. En función de su longitud, los axones conectan estructuras de la sustancia gris.

El entramado que forma la multitud de axones que comunica las estructuras de cada división del SNC, entre sí y con las otras divisiones, está finamente organizado en agrupaciones que forman las vías nerviosas.

Tipos de vías nerviosas Tracto Agrupación de axones que forman una sola estructura y se dirigen todos al mismo destino.
Haz o fascículo Agrupación de axones que pueden proceder de varias estructuras y finalizar en varios destinos.
Comisura La vía agrupa axones que cruzan la línea media intercomunicando las estructuras de ambos lados del encéfalo o la médula espinal.
Fibras En el SNC tienen varias acepciones: vías que agrupan menos axones o vías que tienen características en común (ej: vías de proyección – comunican diferentes estructuras)

 

Para comprender la organización del SNC:

  • Agrupación de neuronas en estructuras funcionales: sustancia gris.
  • Agrupación de axones que conforman las vías de comunicación: sustancia blanca.

 

Estructuras del SNC y sus características:

El tubo que alberga una mariposa: la médula espinal.

 

La médula espinal, tiene una organización muy sencilla. Está en constante comunicación con el SNP a través de los nervios espinales y con el encéfalo por las vías ascendentes y descendentes. División estratégica para las funciones sensoriales y motoras.

A lo largo de la médula espinal encontramos variaciones en tamaño y forma, pero el lugar central lo ocupa siempre la sustancia gris que tiene forma de mariposa. La sustancia blanca la rodea por completo.

La sustancia gris se parcela en tres zonas delimitadas anatómicamente: asta dorsal posterior, asta ventral anterior y entre ambas una zona intermedia. Los dos lados de lados de la sustancia gris están unidos por la comisura gris y por ella desciende el canal central del sistema ventricular.

Encontramos agrupaciones de neuronas de proyección e interneuronas. Las interneuronas son pequeñas neuronas locales, que actúan de eslabones intermedios entre las neuronas de proyección o entre estas y las fibras aferentes que les transmiten señales. Se distribuyen por las tres zonas, pero son más abundantes en la zona intermedia. Pueden ser: segmentales, segmentales comisurales y propioespinales.

El axón de las neuronas propioepinales es largo y sale de la sustancia gris bifurcado en dos ramas que intercomunican segmentos medulares. La agrupación de estos segmentos forma los tractos propioespinales que bordean la sustancia gris.

En las astas dorsales y en la parte intermedia se agrupan las neuronas de proyección que envían su axón al encéfalo – neuronas de proyección central – son funcionalmente neuronas sensoriales porque reciben señales de las fibras aferentes de la raíz dorsal.

En las astas dorsales están las neuronas sensoriales somáticas, que reciben esta información sensorial del tronco y de las extremidades. Sus axones transmiten estas señales al tronco del encéfalo y al tálamo mediante tractos que en su mayoría cruzan (decusan) al otro lado y ascienden por las columnas blancas lateral y ventral informando de lo que está ocurriendo en el lado contralateral del cuerpo.

Hay muchas fibras aferentes somáticas de la raíz dorsal que ascienden directamente al tronco del encéfalo formando las columnas blancas dorsales. En la parte medial de la zona intermedia se agrupan las neuronas sensoriales viscerales que reciben la información sensorial de los órganos internos y sus axones la transmiten al hipotálamo, por fibras diseminadas entre los tractos somáticos.

En las astas ventrales y laterales se agrupan las neuronas que envían su axón fuera del SNCneuronas de proyección periférica – que funcionalmente son neuronas motoras. En las astas ventrales están las neuronas motoras somáticas o motoneuronas, son neuronas multipolares cuyos axones se incorporan en los nervios espinales e inervan los músculos esqueléticos.

Se forman en la médula espinal circuitos locales de procesamiento, más o menos complejos, ejecutan de manera instantánea y con bastante independencia del encéfalo, respuestas motoras automáticas, estereotipadas -reflejos- eficaces para resolver situaciones que requieren una respuesta inmediata.

Además, sobre las motoneuronas convergen las vías que descienden del encéfalo por las columnas blancas lateral y ventral y transmiten las órdenes superiores para la ejecución de los movimientos voluntarios del cuerpo.

En las astas laterales, se agrupan las neuronas motoras viscerales del SNA, que reciben información visceral de las fibras aferentes de esta división del SNP y circuitos locales. Sus axones forman las fibras preganglionares simpáticas y parasimpáticas del SNA que controla los órganos internos.

En la sustancia blanca se forma la comisura blanca y tres columnas: columnas blancas dorsal, lateral y ventral.

Por lo tanto, la médula espinal recibe, procesa y canaliza al encéfalo la información sensorial somática y visceral del tronco y las extremidades, y ejecuta sus órdenes para el control voluntario de nuestras posturas y movimientos, o procesa en circuitos locales, esa información disparando respuestas motoras reflejas.

Trepando por el tronco del encéfalo. 

El tronco del encéfalo, al igual que la médula espinal, mantiene constante interacción con el SNP. En su caso a través de los nervios craneales y es el centro de comunicación entre el resto del encéfalo y la médula espinal, esencial para el desarrollo de las funciones sensoriales y motoras, para el mantenimiento de la actividad del encéfalo y el desarrollo de las funciones vitales para el organismo.

Las tres divisiones del tronco del encéfalo tienen la misma organización general: se extienden en torno a las cavidades ventriculares -canal central -IV ventrículo- acueducto cerebral- y se parcelan en tres zonas: techo (zona dorsal), tegmento (zona central).

 

Componentes comunes a las tres divisiones del tronco del encéfalo:

Núcleos de los nervios craneales La formación reticular y algunos núcleos relacionados, organizados en columnas longitudinales al eje central.

Se distribuyen por el techo y el tegmento, de modo que los núcleos sensoriales ocupen una posición más dorsal y lateral, y los motores en la zona ventral y medial.

Los núcleos sensoriales somáticos, reciben desde las estructuras craneales información somática (dolor, tacto, temperatura, etc) auditiva, vestibular y gustativa. Transmiten al diencéfalo (tálamo). La información visceral de la cabeza y de los órganos internos del tronco llega al núcleo sensorial visceral.

Los axones de los núcleos motores somáticos controlan el movimiento de los músculos extraoculares, de la lengua, del cuello, de la masticación, de la expresión facial y de la laringe/faringe.

Los axones de los núcleos motores viscerales inervan músculos que están bajo el control de SNAP, como los del corazón, pulmones o intestino. Estos núcleos tienen funciones análogas a las neuronas sensoriales y motoras de la médula espinal. De modo similar a lo que ocurre en la médula espinal, entre núcleos sensoriales y motores de los nervios craneales se forman circuitos locales que controlan actos motores reflejos de las estructuras que inervan.

Formación reticular Se parcela en muchos núcleos y grupos de neuronas con fines más o menos definidos que forman tres columnas longitudinales en la zona central del tronco muy próximas a los núcleos de los nervios craneales. Esta ubicación facilita que la formación reticular reciba una multitud de señales que le llegan de la mayoría de las modalidades sensoriales. Es una zona estratégica de integración de señales.

Hay interneuronas de axón corto que actúan como eslabones entre los núcleos sensoriales y motores de los nervios craneales, interviniendo en circuitos locales del tronco del encéfalo que desencadenan movimientos reflejos (ej: la lengua al tragar o al vomitar o los que controlan el ritmo cardiorrespiratorio y el peristaltismo intestinal). Las neuronas propioespinales hacen relevos y muchas de ellas son neuronas de proyección que tienen dendritas muy ramificadas y con orientación transversal al eje del tronco lo que les permite captar una multitud de señales.

Tienen un amplio radio de distribución y desde el tronco puede alcanzar regiones del encéfalo anterior o proyectar a la médula espinal.

Algunos núcleos relacionados Adyacentes a la formación reticular hay núcleos que comparten algunas características de la formación reticular. Uno es el locus coeruleus del puente y otros núcleos del rafe.

Las proyecciones de estos se distribuyen amplia y difusamente formando circuitos que modulan el estado de actividad general del SNC.

 

 

Núcleos y tractos característicos de cada división.

Los núcleos específicos o propios, de cada visión del tronco del encéfalo siguen un patrón dorso-ventral. Los núcleos que reciben información sensorial del cuerpo ocupan una posición más dorsal y los que originan vías que intervienen en las unciones motoras se localizan en la posición ventral.

Leer pág. 221 y 222.

En conjunto, la base y el tegmento constituyen los pedúnculos cerebrales.

El tronco del encéfalo, intervienen en funciones muy importantes:

  • recibe la información sensorial de la cabeza y controla sus músculos, ocupan un lugar de tránsito y de relevo para las vías que intercomunican la médula espinal y el encéfalo para el control del tronco y las extremidades, originando vías ascendentes y descendentes que intervienen en funciones sensoriales y motoras precisas.
  • Es el centro por el que los hemisferios cerebrales se comunican con el cerebelo.
  • Su posición le permite integrar la información de diversos orígenes y algunos de sus núcleos emiten vías que se distribuyen por el resto del encéfalo y la médula espinal afectando a la excitabilidad de las neuronas de la mayoría del SNC.

El diencéfalo:

Zona ventral del diencéfalo Hipotálamo: Sus células se agrupan en la zona más ventral del diencéfalo formando diversos núcleos y áreas y se organizan en tres regiones:

Anterior: desde la lámina terminal hasta pasado el quiasma óptico.

Tuberal: se extiende desde la anterior hasta los núcleos mamilares y de ella cuelga la hipófisis.

Posterior: se encuentran los núcleos mamilares adyacentes al mesencéfalo.

En la proximidad del III ventrículo se distinguen tres zonas: la periventricular, la medial y la lateral.

El hipotálamo es el principal órgano de control del sistema endocrino y del SNA o visceral. Participa en el control de la alimentación y en general del metabolismo energético, en el equilibrio de líquidos, en la termorregulación o en los ciclos de sueño /vigilia.

Organiza comportamientos básicos para la supervivencia del individuo y de las especies, como son la respuesta al estrés, la huida ante situaciones adversas, el ataque a posibles agresores, la conducta sexual y maternal, etc.

Subtálamo: ocupa la zona ventral del diencéfalo posterior al hipotálamo. El núcleo subtalámico forma parte de los circuitos neurales que controlan los movimientos del sistema músculo-esquelético.
Zona dorsal del diencéfalo Tálamo: es un centro por el que pasan las señales de muchas estructuras del SNC antes de llegar a la corteza cerebral, por lo que interviene en diversas funciones. Transmite a la corteza cerebral información sensorial, señales relacionadas con el control motor y otras relacionadas con los procesos emocionales y cognitivos. Y su relación con la corteza cerebral es recíproca.

Es un centro clave para mantener y controlar el nivel de actividad cortical.

Núcleos talámicos:

a.     De relevo: reciben información específica y la transmiten a zonas específicas de la corteza cerebral. Son como estaciones intermedias de procesamiento previo. Cada uno de sus núcleos tiene una función diferente:

El grupo ventral:

a.1. núcleos sensoriales: reciben información de las vías sensoriales que parten desde los distintos niveles que reciben estas señales. Cada modalidad sensorial, el tacto, la vista, el gusto, etc., tiene un núcleo de relevo específico. Excepto el olfato cuya información accede directamente a la corteza cerebral.

a.2. núcleos motores: transmiten a áreas concretas de la corteza cerebral, señales del cerebelo y de los ganglios basales.  Grupo anterior:  se consideran de asociación límbica. Grupo medial: actúa como núcleo de asociación y como núcleo de relevo asociación-límbico. Grupo lateral: actúa como relevo-asociación.

b.    De proyección difusa: reciben información muy variada y la transmiten a zonas muy variadas de la corteza cerebral. Incluye los grupos intralaminar, de la línea media y reticular.

 

Dos estructuras con corteza: el cerebelo y los hemisferios cerebrales.

El árbol de la vida: el Cerebelo.

 

La corteza del cerebelo tiene una organización muy homogénea. Posee tres capas en las que se localizan diferentes tipos de neuronas. La capa más interna es la capa granular que está poblada por dos tipos de células granulares y las células de Golgi. Los axones de las células gramulares se denominan fibras paralelas porque ascienden a la capa superficial y ahí se bifurcan en dos ramas paralelas a los pliegues de la corteza. La capa superficial se denomina capa molecular, entre las fibras paralelas que la recorren destacan dos tipos e interneuronas: las células estrelladas y las células en cesto. Entre las dos capas anteriores se forma la capa de células de Purkinje, poblada por los somas de las células de Purkinje, que son muy grandes y numerosas. Sus dendritas establecen sinapsis con las fibras paralelas y a través de ellas reciben numerosas señales que llegan al cerebelo. Otras fibras hacen sinapsis directamente sobre sus dendritas. Las células de Purkinje son células de proyección del cerebelo, convergen las señales de todas las interneuronas de la corteza cerebelosa.

En las estructuras subcorticales encontramos los núcleos profundos del cerebelo están inmersos en la sustancia blanca y próximos al IV ventrículo.

Núcleos profundos del cerebelo: n. fastigio, n. interpuesto y n. dentado.

 

Unidades funcionales de activación motora:  

 

 

La nuez más seleccionada: organización interna de los hemisferios cerebrales.

Estructuras subcorticales: ocupan la zona ventral de los hemisferios cerebrales y bordean al diencéfalo. La mayor de estas estructuras es el cuerpo calloso (o estriado dorsal) que agrupa tres grandes núcleos: el núcleo caudado, el putamen que juntos forman el neoestriado. Adyacente y medial al putamen está en globo pálido.

Los cuerpos estriados junto con la sustancia negra forman los ganglios basales. Los circuitos neurales que se establecen entre los componentes de los ganglios basales y  entre éstos y la corteza cerebral a través del tálamo, intervienen en procesos cognitivos y son fundamentales para el control de los movimientos.

Dentro de los núcleos basales del encéfalo anterior destaca el núcleo basal de Meynert, cuya degeneración está relacionada con la enfermedad de Alzheimer, al igual que lo está la degeneración del núcleo olfatorio anterior que se relaciona con la pérdida del olfato en estos pacientes.

Bajo la corteza del lóbulo temporal se localiza la amígdala.

La amígdala, el núcleo de la estría terminal, los núcleos septales, el estriado ventral y los núcleos olfatorios próximos forman parte de circuitos neurales que controlan conductas emocionales y motivadas como el miedo, la agresividad o la conducta sexual.

La corteza cerebral: tipos y áreas.

Al igual que la corteza del cerebelo, la corteza cerebral tiene las células organizadas en capas horizontales, pero a diferencia de aquella, la corteza cerebral es más heterogénea: el número de capas y su organización celular (citorquitectura) varía entre diferentes zonas. Estas diferencias están relacionadas con su desarrollo filogenético. Se distinguen dos grandes tipos de corteza cerebral: la corteza más antigua, denominada alocorteza, que es el tipo predominante en los vertebrados inferiores y la corteza más reciente, la neocorteza. En ambos tipos de corteza existe al menos una capa de células piramidales, que son sus células más características y las células de proyección.

La alocorteza: presenta las estructuras olfatorias, como bulbos olfatorios o la corteza piriforme y la corteza de la formación hipocampal y estructuras adyacentes.

La formación hipocampal: la corteza se enrolla sobre sí misma. La vía principal de proyección de la formación hipocampal es el fórnix formando un gran arco bajo el cuerpo calloso. La formación hipocampal interviene en los procesos de aprendizaje y memoria, y es esencial para la memoria espacial.

La neocorteza en nuestra especie representa entre el 90-95% de la corteza cerebral. Está organizada en 6 capas pobladas por varios tipos de células. El 70% son células piramidales, sus neuronas de proyección son excitatorias. El resto son interneuronas inhibitorias cuyo axón es corto y no sale de la corteza.

Microcircuitos de procesamiento cortical: las células piramidales marcan dos características  fundamentales del procesamiento cortical: la interacción vertical y horizontal que producen entre sus neuronas.

Áreas de la corteza cerebral: mapas citoesqueléticos que parcelaron la corteza cerebral en áreas con características estructurales diferentes. El más utilizado es el K.Brodmann que realizó el neuroanatomista alemán. Tres áreas: áreas motoras, áreas sensoriales y áreas de asociación. Las áreas del lóbulo occipital reciben señales de un núcleo específico de relevo sensorial del tálamo. El lóbulo frontal, interviene el área motora primaria y áreas premotoras. En la neocorteza, encontramos capas que reciben y emiten fibras que interconectan las distintas áreas corticales y se denominan corteza de asociación. A ella, llegan señales de los núcleos talámicos, pero su principal fuente de señales que reciben de otras áreas corticales por vías que circulan por la propia corteza.

 

Un viaje rápido por los sistemas neurales: funciones del SNC.

Sistemas moduladores: sistemas de activación ascendente de la formación reticular y otros sistemas relacionados de modulación difusa.

 

El sistema de activación ascendente  (sist. Asc. Reticular o SARA) es uno de los sistemas más básicos y fundamentales porque es el responsable de generar un estado de activación basal de la corteza cerebral adecuado (sin déficit ni exceso). Ese estado de activación (alerta o excitación) es un componente esencial de la conciencia humana, que nos hacer estar despiertos, activos y con capacidad para resolver problemas, y cuando se altera nuestras capacidades también lo hacen, y si se produce un daño grave por cualquier tipo de lesión y deja de funcionar este sistema se entra en un estado de coma.

La formación reticular por su ubicación integra múltiples señales entre ellas sensoriales y las características de sus neuronas le permiten influir sobre estructuras muy diferentes. El sistema de activación ascendente de la formación reticular lo forman vías colinérgicas. Se originan en la zona rostral del puente, y en el mesencéfalo.

En respuesta a estas señales de activación, los núcleos intralaminares actúan sobre la excitabilidad general de la corteza cerebral al transmitir la información a amplias zonas corticales y al cuerpo estriado, contribuyendo así, a mantener y modular los diversos estados de conciencia, desde la vigilia al sueño.

Las proyecciones del sistema ascendente de la formación reticular que llegan al núcleo reticular del tálamo son fundamentales para controlar todas las señales que llegan a la corteza cerebral.

Además de las vías de formación reticular, las vías colinérgicas que se originan en los núcleos septales y núcleos basales (especialmente el N. B. de Meynert) del encéfalo anterior se distribuyen por la corteza. Las vías colinérgicas también aumentan la excitabilidad de la corteza, especialmente en áreas corticales de asociación. cuando degeneran estos núcleos se produce la pérdida de memoria y de funciones cognitivas características de la enfermedad de Alzheimer.

Otras vías de neurotransmisores:

Vía histaminérgica: esta zona se denomina promotora de la vigilia porque sus proyecciones de histamina actúan en la corteza cerebral promoviendo su activación. Al mismo tiempo actúa inhibiendo otro núcleo hipotalámico promotor del sueño.  La histamina es uno de los neurotransmisores fundamentales para la activación cortical y la regulación del sueño-vigilia – de ahí que los antihistamínicos provoquen somnolencia. Otra vía se origina en las áreas hipotalámicas lateral y posterior, y distribuye orexina (hipocretina) que actúa sobre el estado de activación y alerta cortical.

 

Vía monoaminérgicas: se originan en el locus coeruleus, cuyas neuronas sintetizan noradrenalina (NA). Las neuronas de los núcleos del rafe sintetizan serotonina (5-HT). En la sustancia negra y el área tegmental ventral, que sintetizan dopamina (DA).

El balance de la actividad en estas vías, fundamentalmente en las noradrenérgicas, es fundamental para la activación de la corteza cerebral y de todo el encéfalo en general, contribuyendo al mantenimiento de los ciclos.

Las vías monoaminérgicas son fundamentales para los procesos cognitivos/ejecutivos (toma de decisiones, resolución de problemas, etc) y los estados emocionales (humor,placer, recompensa) y sus trastornos (ansiedad, depresión, déficit de atención, esquizofrenia, psicosis).

La vía dopaminérgica:

  • área tegmental ventral, interviene en la regulación de respuestas emocionales, sensaciones, placer, esfuerzo y su hiperactividad se relaciona con la producción de delirios y alucinaciones en la psicosis.
  • corteza prefrontal lateral: regula funciones cognitivas / ejecutivas. Su hipoactividad. Ello implica la alteración de estos procesos en la esquizofrenia.
  • corteza prefrontal ventromedial: está relacionada con la regulación de emociones y afectos.

Sistemas funcionales de la corteza cerebral más antigua (alocorteza).

Está involucrada en dos sistemas a los que se adjudica entidad funcional independiente – el sistema olfatorio y el sistema límbico – comparten diversas estructuras.

sistema olfatorio: La parte anterior de la alocorteza, que es la más primitiva (paleocorteza) recibe las señales olfatorias. Es de vital importancia para la supervivencia y la reproducción de muchas especies animales. Los estímulos olfatorios contribuyen a establecer vínculos parentofiliales, despiertan nuestras emociones, provocan atracción o rechazo en las relaciones de pareja  y en el entorno social, nos evocan recuerdos y desencadenan diversos efectos endocrinos y conductuales. La discriminación entre las distintas señales olfatorias, se almacenan en la memoria, adquieren su significado emocional y se produce su percepción consciente.

sistema límbico: S/ W. Papez es un circuito de generación de los procesos emocionales y motivacionales, que explicaba el control cortical de la conducta emocional. MacLean, amplió el circuito de W.Papez y acuñó el término de sistema límbico.

Componentes del sistema límbico:

Circunvolución del ciangulo: está relacionado con el despliegue de las emociones y el placer.

Hipocampo: interviene en el establecimiento de nuevos recuerdos (MLP) y es esencial para la memoria espacial.

Hipotálamo y la amígdala: son centros de integración del sistema límbico. Responsable de la ingesta, lucha, la reproducción y la huida. Ambos integran las emociones y motivaciones en el comportamiento. El hipotálamo, recibe señales viscerales que informan sobre el estado interno del organismo y convergen con señales olfatorias, señales visuales directas desde la retina, señales nociceptivas (de dolor). A estas señales se suman las que reciben del sistema endocrino.

La corteza prefrontal orbitaria y medial se relaciona con la emoción, la motivación, el placer, el castigo, y con la adaptación social; y el polo temporal se relaciona con la personalidad y la conducta social. A través de las vías que dirige a la hipófisis, el hipotálamo controla uno de los sistemas efectores fundamentales del organismo – el sistema endocrino., del que depende en gran medida el mantenimiento de un medio interno estable necesario para un buen funcionamiento.

El hipotálamo controla y coordina el SNA mediante vías que descienden al tronco del encéfalo y la médula espinal.

Sistemas funcionales de la neocorteza: el centro superior del procesamiento neural.

Características generales del procesamiento cortical.

  • Los sistemas sensoriales del SNC: organización en la que la información discurre secuencialmente realizando relevos en diversos niveles de procesamiento hasta alcanzar las áreas corticales.
  • Las áreas de la corteza de asociación intervienen en el procesamiento de aspectos elaborados de la información sensorial específica de una modalidad sensorial, funcionalmente constituyen áreas de asociación sensorial unimodales. El resto de la corteza de asociación corresponde a áreas de asociación multimodales o polimodales que integran señales procedentes de dos o más áreas de asociación sensorial unimodal.
  • Los sistemas motores que intervienen en el control voluntario del sistema músculo-esquelético también están distribuidos por distintas divisiones del SNC.
  • En las vías motoras y sensoriales se produce cruce de vías al lado contralateral. Así como también hay vías que realizan un procesamiento en paralelo. Las vías discurren haciendo relevos secuenciales desde su origen hasta su destino procesando señales en niveles sucesivos del SNC.

 

 

 

 

Yo elijo ser feliz y ¿tú?

¿Qué son las emociones?

Según Enrique Fernández Abascal, 2012:
“Las emociones son un proceso psicológico que nos prepara para adaptarnos y responder al entorno. Su función principal es la adaptación.” Es la clave para entender la supervivencia.

Las emociones propias y las del otro, son percibidas por nosotros como un estímulo que produce una reacción, un cambio corporal, una expresión facial determinada, un cambio espiritual…porque somos una unidad indisoluble.

Las emociones están en la base de nuestro comportamiento diario.

Ellas marcan cómo enfocamos nuestra vida, cómo nos relacionamos con los otros, cómo resolvemos problemas, cómo nos comunicamos…cómo amamos…

Debemos aprender a gestionar nuestras emociones. Pero antes es necesario aprender a reconocerlas y saber qué función adaptativa cumplen y cómo podemos convertirnos en nuestros propios amigos o enemigos.

Vamos a citar las emociones básicas más fáciles de identificar y que tienen una función adaptativa fundamental. Ellas son:

La sorpresa: es una reacción provocada por algo imprevisto, novedoso o extraño.
Suele convertirse en otra emoción dependiendo de que la sorpresa sea  agradable o no.

El asco: es una emoción causada por la repugnancia que se tiene hacia alguna cosa.
Su finalidad es potenciar hábitos saludables. La hipersensibilidad, es decir, que casi todo me da asco, está asociada a trastornos tales como TOC.

Emociones negativas: la ira, la tristeza, el miedo y la ansiedad.

El miedo: es una emoción producida por un peligro presente e inminente: ataque -huida – parálisis.

La tristeza se caracteriza por un decaimiento en el estado de ánimo habitual de la persona, reducción de su capacidad cognitiva y conductual. Oscila entre la pena leve y la congoja propia del duelo o de la depresión.  Se presenta en situaciones de pérdida, daño o perjuicio. Personas con estilo explicativo pesimista, neuroticismo exacerbado.Su tono de voz puede ser muy bajo y monocorde.

Indefensión aprendida (Seligman1967): la persona se convence de que sus esfuerzos no sirven para nada y de que no domina la situación. Tiene un  gran sentimiento de frustración basado en su propia experiencia. Siente que el mundo está en su contra.

Tiene una distorsión de la realidad ¿por qué? Porque han perdido la confianza en sí mismo. Porque creen  que hagan lo que hagan nada va a cambiar.

La ira: Hobbes, “el hombre es un lobo para el hombre”.  La ira es un sentimiento que emerge cuando la persona se ve sometida a situaciones que le producen frustración o que le resultan aversivas. Genera conductas defensivas o de ataque.

La ansiedad: se caracteriza por la pro-acción. Permite anticiparnos ante una amenaza y actuar así con mayor eficacia. Sirve para prevenir. Está en la base de muchas patologías, por anticiparse a miedos irreales. Ej: ansiedad, trastorno distímico, fobias, etc.

Tu dolor es mi dolor:  Cada vez que recibimos a una persona en situación de vulnerabilidad, sabemos que está viviendo una situación difícil y su historia personal, lejos de ser alegre y motivadora, nos embarca en su tristeza y, de forma automática, su tristeza pasa a ser nuestra tristeza…De este modo, mientras escuchamos su discurso, el listado de emociones dolorosas que nos invade, se parece a una escalera sin principio ni final y, a medida que pasa el tiempo, parece que se van instalando en nuestro corazón, en nuestro pensamiento, en nuestra propia
filosofía de vida.¿Por qué nos pasa esto? ¿Por qué somos capaces de empatizar, de ponernos en el lugar del otro, de sentir su dolor, de compartir sus sentimientos de tristeza, ansiedad, depresión, miedo, ira, estrés…? 
Porque  el contagio de las emociones, es un proceso automático e inconsciente que se manifiesta a través de la comunicación no verbal.

Desde que nacemos imitamos las conductas indispensables para sobrevivir: ellas nos hacen pertenecer a uno u otro grupo, nos sirve para ir construyendo nuestra identidad. Hay muchos ejemplos en la naturaleza: sólo basta observar el rostro de una madre frente a la cara de dolor de su hijo, o cómo huyen en estampida los animales salvajes frente a las señales de alerta o peligro…

En el mundo de lo posible, nada es imposible…

La alegría: sentimiento positivo, que surge cuando la persona experimenta una atenuación en su estado de malestar. Cuando consigue una meta u objetivo deseado, o tiene una experiencia estética, o ve la sonrisa de un niño, o una escultura, etc. Las personas alegres suelen ser joviales. La alegría reduce los niveles de ansiedad y el enfado, favorece el desarrollo de conductas pro-sociales, tales como la cooperación o el prestar ayuda cuando nos la solicitan.
“una persona alegre es un trocito de cielo en la tierra”.

La felicidad es el bienestar subjetivo. Puede derivarse de la consecución de metas u objetivos en diferentes áreas de interés personal. No se limita a la búsqueda
de lo meramente placentero y agradable.

El apego seguro como base de la felicidad. Es la base de la salud mental y corporal.
por el contrarios, el apego inseguro: genera infelicidad.

Desde muy temprana edad comprendemos el lenguaje corporal de nuestros padres.

El sentido de pertenencia a un grupo, nos da protección y aumenta considerablemente las posibilidades de vivir.

El ser humano necesita de una figura de apoyo, de una red social, de personas realmente significativas que den sentido a su existir.

Somos interdependientes y desde que nacemos somos vulnerables y necesitamos del amor, del cariño, de la caridad, compresión de quienes nos rodean.

La felicidad se basa en la confianza y en la fe.La felicidad es una elección que hacemos diariamente.  No importa cómo fue nuestro pasado.
Hoy eliges Tú.

Las excusas no nos sirven para avanzar y menos para encontrar la felicidad.

Debemos centrarnos en aquellas personas o cosas que nos ayudan a potenciar la felicidad.

Procuraremos emprender este recorrido dispuestos a disfrutar y compartir sonrisas.

Debemos crear vínculos significativos con la familia, con los amigos, con los compañeros de trabajo…

  • Seremos tan felices como queramos serlo.
  • Manifestemos gratitud.
  • Cultivemos el optimismo.
  • Evitemos darles vueltas a las cosas. Evitemos las comparaciones sociales.
  • Cuidemos las relaciones sociales.
  • Propiciemos actividades que aumenten nuestro buen humor, como cantar, rezar, reunirnos con amigos, salir a caminar o hacer algún deporte.
  • Eliminemos o limitemos lo que nos aburre o desgasta como las luchas de poder, las críticas, la envidia…
  • Concentrémonos en lo que hacemos bien…
  • Seamos misericordiosos con ternura, cercanía, abrazos, comprensión…
  • Seamos providentes (pro-vida).
  • Evitemos que nuestras palabras se conviertan en dardos.
  • Procuremos tener expectativas realistas. Así veremos logrados nuestros sueños.
  • Repartamos dosis de alegría, mimos y caricias…Yo elijo ser feliz…y ¿Tú?

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 60.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 22 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.